martes, 4 de mayo de 2010

Por qué somos diferentes

Hace unas semanas dábamos cuenta de la organización por el Colegio de Abogados de Madrid en colaboración con el Nimes del segundo tercio de los Encuentros Internacionales de Derecho Taurino durante los días 14, 15 y 16 de mayo.

Al programa inicial, ya sustancioso, se han añadido presencias como la de Carmen Calvo (ex Ministra de Cultura), Luis Enrique García Labajo (Notario), Andrés Sanchez Magro (Magistrado) o representantes de la Mesa del Toro.

La convocatoria está siendo un éxito. Ya hay casi cien asistentes que han confirmado su presencia y han abonado su correspondiente cuota (350 euros con las comidas y las entradas a los festejos de los días 14 y 15 en San Isidro y 150 incluyendo sólo las conferencias del día 14 y el desplazamiento y la comida en la finca de El Juli el día 15 por la mañana). Sólo hay un problema, de los inscritos, más del 80% son... franceses.

Por otro lado, y a pesar de haberse dado traslado a los portales y revistas especializadas, a los programas de radio, a los medios generalistas,... apenas nadie se ha hecho eco de la convocatoria.

No sé si para los aficionados (que se supone que los informadores de esos medios también lo son) el hecho de que un Magistrado del Tribunal Constitucional, varios abogados, Notarios, jueces, catedráticos, el teniente de alcalde de Nimes, los decanos de los Colegios de Abogados de Madrid y de Nimes,... juristas de cierta enjundia, en fin, españoles y franceses hablen sobre los aspectos jurídicos de la Fiesta les parece algo irrelevante a lo que no hay que dar difusión. O si es que sólo quiere darse cuenta del evento una vez se haya celebrado.

No sé si los aficionados considerarán que no tienen nada que aprender, si es que el hecho de que el día 14 sea lectivo les impide ir o si es que, como habitualmente casi todo lo que se hace en materia taurina en España es gratuito (salvo ir a los festejos), no consideran oportuna la inscripción más allá de la valoración del importe (que no es sino un modo elemental de cubrir los costes que la organización de un evento de este tipo ocasiona).

No sé cuáles son las razones. Y, al fin, tampoco es tan relevante cuáles sean las razones particulares de cada uno. Seguro que son muy respetables.

Lo que me duele, como aficionado español, es el diferente modo de ver la tauromaquia que hay entre franceses y españoles. El diferente compromiso con la Fiesta.

El asistir o no a estos Encuentros, sin duda, no es lo más relevante. De hecho, no tiene casi importancia. El modo que cada uno tenga de vivir la Fiesta es muy personal y muy respetable. Pero es un pequeño ejemplo. Y a mí no me gusta cómo quedamos en la foto.

5 comentarios:

José María JURADO dijo...

Aquí somos los salvajes, ellos lo civilizados exploradores.

Los estamentos del toro son tan impresentables como el público del siglo XIX.

Cuánto lo siento.

Pero el éxito será grande.

L.C. dijo...

Si el éxito es seguro. Lo que da un poco de pena es cómo ve uno el cotarro de la información y la afición.

Al final, lo único que merece la pena es el héroe y su arte. Todos los que pululan alrededor son manifiestamente prescindibles.

Anónimo dijo...

Pienso que es hilar muy fino. Quedan días y puede compensarse la presencia entre unos y otros. Me gustaría saber si la ponencia de la ex ministra, así como de los otros que citas, son como reclamo por la falta de asistentes españoles (veo que no están inicialmente en el programa).
Gracias y un saludo

Anónimo dijo...

Pienso que es hilar muy fino. Quedan días y puede compensarse la presencia entre unos y otros. Me gustaría saber si la ponencia de la ex ministra, así como de los otros que citas, son como reclamo por la falta de asistentes españoles (veo que no están inicialmente en el programa).
Gracias y un saludo

L.C. dijo...

Muchas gracias por el comentario.

No, la inclusión de otros ponentes es porque cuando se anunció el primer programa se estaban cerrando algunas cuestiones, pero había que dar oportunidad a que la gente se pudiera planificar. De hecho, en general, los nuevos ponentes han sido propuestas de gente cercana a ellos al ver el programa inicial y se consideró que su presencia era enriquecedora. No se hizo el cálculo de si traerían asistentes españoles o no, entre otras cosas porque cuando se incluyeron ya hace tiempo(antes de Semana Santa) y entonces el número de inscritos (españoles, pero también franceses) era escaso, como es lógico.