viernes, 21 de mayo de 2010

Madrid (20 de mayo de 2010) - De estúpidos y de ignorantes

En la tarde de ayer Serafín Marín, torero catalán, hizo el paseillo con una barretina y utilizando, en lugar del capote de paseo, una bandera catalana con una leyenda a favor de la libertad. Exactament igual que había hecho el domingo anterior en la plaza de toros de Barcelona. Y resulta que algunos (no pocos) comenzaron a pitarle con aversión, mientras otro sector de la plaza, que fue creciendo en número, le aplaudíamos con fuerza.

No sé si quienes le pitaron, como decían algunos, era porque no habían "entendido el gesto" (la ignorancia, entonces, en el seguimiento de la afición es manifiesta), si es que estéticamente le parecía "feo" o si es que, como dicen otros, hay quienes todavía no pueden ver una bandera autonómica, sobre todo si es la catalana. No lo sé y me da lo mismo. En una situación como esta, el gesto de Marín hay que alabarlo y aplaudirlo. Con auténtica veneración. Y quienes pitaron estaban pitando contra los toros y contra la libertad. Lo supieran o no. También muchos, con su ignorancia, han colaborado en el mantenimiento de regímenes totalitarios. Y no por su estupidez eran menos culpables.

Con gestos como estos se te corta el cuerpo y lo que te sale es mandarlo todo a la mierda. Pero seguimos en la corrida.

Los toros de Baltasar Ibán salieron sosos, diciendo poco. Lo mejor, el pitón izquierdo del segundo, al que Marín sólo entendió en una gran serie. El resto de la faena, tuvo altibajos.

Eugenio de Mora dio dos estocadas soberbias (la del cuarto absolutamente extraordinaria). Pero poco más.

Serafín Marín en el segundo quede constancia de esa serie al natural. Y el quinto fue un toro muy soso con el que hubo poco que hacer (aunque nos hubiera gustado verle mejor colocado).

Bolívar estuvo muy serio, queriendo, pero falto de colocación y de empaque. Que son imprescindibles siempre, pero más en toros con poca emoción.

Una tarde más, en fin, de decepción por lo que sucedió en el ruedo. Y mucho más aún por cómo estuvo el tendido en el paseillo.

1 comentario:

José María JURADO dijo...

Lamentable. Eso es parte del tendido de Madriddddddddd.