martes, 11 de mayo de 2010

Madrid (11 de mayo de 2010) - Como las de antes... y algunos comportamientos que te cortan el alma

Lo primero, un humilde reconocimiento de mis escasas dotes de profeta. No ha llovido. Pese a los presagios de la AEMET, de weather.com, del iphone y de otras variadas formas de acercarse a la meteorología, hoy no ha llovido. Pero ha hecho un frío...

Por lo demás, la corrida ha sido como las de antes. Mala. Como las de antes. Como las de hace diez o quince años que quitaron la afición a José María. Pues de esas. De las que te hacen preguntarte que por qué no te borras de esta afición incómoda y aburrida.

Luego viene Morante y se te pasa. Pero mientras, ¡vaya coñazo!

Para más inquietud, en mis cercanías he escuchado dos arrebatos xenófobos que me han revuelto las tripas. El primero, del acomodador de mi tendido (alto del 6) que cuando ha habido quien ha querido abandonar su localidad a destiempo le ha dicho que no podía hacerlo (se lo ha dicho de forma un poco más brusca, pero bueno, hasta ahí, razonable). Y luego, ha dicho para que los que estábamos por allí pudiéramos escucharlo: "vete a tú país a hacer lo que quieras, aquí se hace lo que decimos nosotros". Tres o cuatro toros después, varias filas atrás discutían sobre la actuación de Arturo Macías en el sexto y un niñato vestido de pijo y con pañuelo en la solapa le ha espetado a un mejicano que parecía bastante aficionado por la claridad y conocimiento de lo que decía: ¡vete a tu país! ¡a ver si ahora vais a venir los mejicanos a decirnos a los españoles cómo se torea! Esto te corta el cuerpo aún más que el frío. Hace falta ser ruin, mala persona, para tener comportamientos como estos.

Por lo demás, la corrida ha sido mala sin paliativos. Sosa, descastada, sin transmisión, floja,... Los toros se defendían, no pasaban, cuando lo hacían no emocionaban lo más mínimo. Ni los del hierro titular (Martelilla-Casa de los Toreros), ni el remiendo de Navalrosal, ni el sobrero de Domínguez Camacho,...

En los toreros, Arturo Macías, que confirmaba alternativa, ha demostrada ganas, muchas ganas, un valor a prueba de voleteretas y riesgo de cornadas y apuntes de buen toreo. Con un toro que meta la cara habrá que ver si tiene la técnica suficiente para acoplarse al toro español. De momento, cornada en Valencia, cornada en Sevilla y voltereta (muy fea) en Madrid. Al menos, se le ve con garra, con ganas de triunfo, que es imprescindible para escalar en el escalafón.

Abellán y César Jiménez no tienen que demostrar que la técnica y el oficio. Se les da por supuesto. Y como no han tenido buenos toros, han estado sin descomponerse delante de ellos. A veces en trasteos más largos e insustanciales, otras veces más cortos si el toro demostraba que no había nada que hacer,... No ha pasado nada. Siguen ahí. Y no creo que sea lo mejor que puede decirse de quienes llevan tantos años de alternativa y no acaban de dar el salto a los primeros puestos. ¿No pueden o es que ya no quieren y les vale torear lo que torean y hacerlo donde lo hacen?

Por cierto, no parece que recibo que cada vez sea más difícil (casi imposible si llegas con menos de quince minutos de anticipación a la plaza) hacerte con un programa. ¿Es así como recortan gastos para pagar el canon? ¡Pues vamos listos!

1 comentario:

José María JURADO dijo...

Jiménez, Abellán... el pelotón al que pilló fuera de sitio la llegada de JT: Perera, Morante, Manzanares, Juli, Cid, sí estuvieron a la altura. En cuanto falten un par de maestros esto se puede voltear otra vez hacia la indolencia manifiesta de los pegapases.

Y sí, lo de las Ventas es para apostatar del toreo, y más con lo que cuentas, pero luego llega un ÓOOLE y cambia el mundo.

Llegará.