martes, 23 de abril de 2013

Comienzo de temporada


Finalizada la Feria de Abril y a unas semanas para que empiece San Isidro han sucedido ya bastantes cosas para poder hacer unas primeras reflexiones sobre cómo va la temporada.
Lo primero que hay que apuntar es que es previsible que continúe el descenso en el número de festejos. Pero eso no tiene que ser malo si se aumenta la calidad de cada corrida y hay mayor afluencia de público cada tarde (Sevilla es un ejemplo). El futuro no está, a mi juicio, en tratar de volver a las cifras de hace cinco o seis años, sino en que cada cartel tenga alicientes para que la gente acuda al tendido y en que, al final del mismo, salga toreando.

Para eso, lo primero que tienen que ayudar son los toros. Y aquí, las primeras ferias han dejado también hechos incontestables: ha habido muchos toros buenos a los que no se les ha sacado todo el partido que tenían; y algunos hierros, por falta de casta, de fuerza y de emoción han echado al traste tardes importantes (la del domingo por la tarde en Olivenza, por ejemplo, por no mencionar otras en Valencia o Sevilla).
Estos dos meses han demostrado también que no es cuestión de encastes, sino de bravura, nobleza y emoción. En Sevilla, por ejemplo, la corrida de Miura salió muy buena. Pero también salieron excelentes algunos toros de Juan Pedro-Parladé. Y a cambio, lo de Miura en Valencia no sirvió, ni lo de Cuadri en Sevilla,… Victorino tampoco ha saldado con especial buena nota su paso por Valdemorillo, Castellón y Sevilla. De Juan Pedro, Garcigrandes, Núñez del Cuvillo, Victoriano del Río o el Pilar ha habido de todo, pero sigue echándose de menos algo más de emoción. Es imprescindible que el toro, sin perder la nobleza en las embestidas, tenga un mayor vigor y acometividad. En caso contrario, es muy difícil que haya un triunfo rotundo, a menos que el torero sea absolutamente excepcional.

Mención aparte merece Fuente Ymbro, que parece que busca ese mayor picante y en tardes como la de Sevilla demuestra en algunos de sus toros lo grande que puede ser la Fiesta. Una pena que le cueste tanto a las figuras apuntarse a lidiar esta ganadería. Una muestra, por otro lado, de que hablar de “monoencaste” es, según a qué efectos, bastante poco ilustrativo.
Sobre los toreros, también este comienzo de temporada empieza a marcar distancias. Sin duda, el torero que, al menos hasta su cornada, se encontraba en mejor momento era el Juli. Lo demostró en Olivenza y lo ratificó con una rotundidad aplastante el Domingo de Resurrección en Sevilla. Así se sale a una plaza de toros, en una de las corridas más importantes de la temporada y después de haber encabezado una lucha desigual con los que mandan en los despachos y en los micrófonos (más allá de que uno pueda estar de acuerdo o no con algunos postulados o que crea que las cosas podían haberse hecho mejor, algo en lo que creo que el propio Julián estará de acuerdo). Esperemos que se recupere pronto y que vuelva con la misma rotundidad con la había empezado a temporada hasta que tuvo que salir apresurado de la Maestranza por la puerta de la enfermería. Su compromiso con la Fiesta fuera de los ruedos, con actos como el tentadero para niños en Olivenza, es inapelable y debe ser reconocido.

A cambio, Manzanares se encuentra lejos de su mejor momento. No remató en Valencia, estuvo ausente el Domingo de Resurrección y en la corrida de los seis toros se salvó por la campana, gracias al inmenso cariño del público y a un toro extraordinario y muy acorde con su estilo. Pero esas dos orejas no pueden ocultar una tarde mal planteada. Mucho tiene que ganar en disposición y en claridad de ideas para volver a la frescura con la que ha conseguido tantos triunfos.
Morante, como siempre, es un genio que transita al margen de lo que otros hagan. La faena de Valencia fue excepcional y el toreo de capote del día 15 en Sevilla quedará para los anales. Este torero tendrá sus días. Pero seguirle permite encontrarse de vez en cuando con lo sublime y con un concepto único y universal de la Fiesta. Dentro de su falta de regularidad, parece que este año la disposición y la forma son mejores que el pasado. En San Isidro tiene tres tardes y seguro que veremos cosas grandes. El anuncio que ha hecho para Canal + Toros, absolutamente de 10.

A partir de ahí, Talavante sigue con sus improvisaciones, pero le falta verdadera claridad delante de los toros. Castella sigue sin convencer(nos) a muchos. Fandiño y Mora, grandes esperanzas de la pasada campaña, han tenido detalles pero no tiene la rotundidad que se exige para saltar al grupo de los que mandan. A cambio, Nazaré sale reforzado de Sevilla (aunque tiene que tener más rotundidad y creérselo más). Y Manuel Escribano es un hombre que se ha ganado que le den sitio, mucho sitio; si se puede torear tan bien y tan hondo a un Miura, hay que verle con muchos más toros. Igual que a Castaño a quien siempre es un placer ver en la plaza, por su decisión y por la extraordinaria cuadrilla que tiene, a la que da sitio y oportunidades.

El Cid sigue apagado. Luque, como apuntó Ignacio Sánchez Mejías, es muy inteligente, pero ocupa unos lugares en los carteles que no se han refrendado con triunfos rotundos. Jiménez Fortes demuestra que quiere ser alguien en esto, pero tiene que demostrarlo con mejores armas y convicción. Ferrera y Fernando Cruz han estado bien, pero tal y como están las cosas hay que romper de forma rotunda en cada faena.

En el escalafón de los novilleros, la mañana de Olivenza fue un vendaval de alegría. Garrido, Lama de Góngora y Miguel Ángel Silva estuvieron a gran altura. Pero la sorpresa y la mayor emoción vinieron de la mano de Posada de Maravilla. Tienen que aprender, que irse haciendo. Pero hay mimbres, buen toreo y personalidad en muchos de ellos. La estructura no es fácil para irse haciendo, pero el futuro exige plantearse con seriedad si queremos dar oportunidad de verdad (como Olivenza) o estrellar a chavales (como ha sucedido en general en el ciclo de abril en Madrid).

En las Plazas algo ha empezado a cambiar, como parece demostrar el nuevo enfoque de Málaga (habrá que leer la letra pequeña). Veremos qué pasa en Zaragoza, en Alicante, en Burgos,… Insisto una vez más: tenemos una Fiesta que, aunque no mediante subvenciones, como acusan torpemente los antitaurinos, depende en lo esencial de la Administración porque los cosos son de su propiedad. Por tanto, sus decisiones sobre el modo de explotarlos condiciona cuántas corridas y cuántas novilladas se dan, a qué precios, en qué fechas,… O si directamente no se dan, como ha pasado en San Sebastián sin necesidad de prohibir nada. El sector debería plantearse muy seriamente este asunto.

Y, en fin, la dimensión cultural de la Fiesta sigue dando grandes alegría. De entre las novedades editoriales recientes, dos publicaciones imprescindibles: “Joselito, el toreo mismo” de la Fundación Real Maestranza de Caballería de Sevilla y “La geometría y el ensueño”, antología editada por la Fundación José Manuel Lara en la que Carlos Marzal selecciona poemas de temática taurina de los últimos sesenta años con joyas de Umbral, Claudio Rodríguez, Jacobo Cortines, Fernando Quiñones,… y José María Jurado.

lunes, 15 de abril de 2013

¡Belleza que yo he visto, no te borres ya nunca!

Así exclamaba Juan Ramón Jiménez ante la fugacidad de la tarde en que quiso ser eterno, así digo yo hoy cuando mis ojos han visto el milagro, sí el milagro, no de mecer al tiempo sobre el rosa y el amarillo del atardecer, no de parar al tiempo y congelar los relojes en el eje exacto de la áurea espiral, no. El milagro de ver girar al tiempo en el sentido contrario, de sentir cómo se invierten los polos de la tierra, de ver estallar las fuerzas nucleares en una explosión armónica de luz, onda y corpúsculo. Morante ha dinamitado la flecha de Laplace, el rayo de Einstein, es el torero cuántico, capaz de transportarnos por los ignotos túneles de la física a un lugar anterior a nosotros mismos. Como un acelerador de partículas es su capote un toroide donde se desgrana, ante el toro, con el toro, la partícula de la danza, el bosón de Higgs de la belleza. Sucedió en el cuarto. Antes, en su primero, hubo fogonazos, relámpagos, apariciones, profecías, la verdad del natural más verdadero jamás visto, pero sin la continuidad de la coreografía, avisos de lo porvenir. Y vino. En el cuarto, tras una serie de ensueño y una verónica fallida, trazada en el corazón a mil por hora de la plaza, repitió, -¿cómo?- el lance: ¿giró la capa en sentido contrario, hizo latir al torbellino como una columna salomónica revolviéndose en su inercia? ¿Giró la tierra? Josué pidió a Dios que el sol se detuvierar para poder acabar con sus enemigos. Los relojes atómicos habrán de computar al menos un segundo ¿de más o de menos? a este día en que Morante de la Puebla trajo de fuera del tiempo la eternidad que un derrote nos había sustraído, como si citando, pero con el capote, a Shelley dijera: 

"Aquí yace uno cuyo nombre fue escrito en agua,
Pero antes que el soplo del viento lo borrase,
la Muerte, arrepentida por esa cruel matanza,
la Muerte, frío invierno inmortalizador,
fluyó contra corriente y el tiempo caudaloso,
que nunca deja huellas, se hizo orlas cristalinas,
engalanando el nombre de Adonais" 

(Trad. Juan Abeleira, Alejandro Valero) 

Así, del vacío del tiempo, del pasado, fue rescatada, resucitada en plenitud,  la armonía, eternamente presente:  Hoy somos inmortales. ¡Belleza que yo he visto, no te borres ya nunca!


Verlo todo, pero atención al ¿minuto? 2:22


RESUMEN DE LA SEXTA DE FERIA por burladero_es

sábado, 13 de abril de 2013

La geometría y el ensueño

Ha empezado la feria, la de verdad, la de los toros. No podré ir este año tantas tardes como la Maestranza y el espíritu reclaman, pero lo compensaré con la lectura de esta antología de Carlos Marzal: "La Geometría y el Ensueño", donde se han recogido dos poemas de "Plaza de Toros" (los dedicados a José Tomás y Rafael de Paula), que publicó la Isla de Siltolá, justamente ahora hace dos años.





De la compilación, antecedida por unas interesantísimas reflexiones: Cuatro consideraciones discutibles acerca de la poesía taurina nos dice el autor: “A la poesía taurina le conviene ser menos taurina y más poética”.

Esa es precisamente la novedad de esta publicación al abordar con criterios estrictamente literarios la presencia de lo taurino en la poesía escrita en español desde la segunda mitad del siglo XX: José Hierro, Pablo García Baena, Aquilino Duque, María Victoria Atencia, Fernando Quiñones, Francisco Umbral, Luis Alberto de Cuenca, Felipe Benítez Reyes, el propio Carlos Marzal o Santos Domínguez son algunas de las piedras angulares de un libro necesario.

Verse entre estos nombres da, aproximadamente, el mismo vértigo y responsabilidad que estar anunciado en la Feria de Abril o en San Isidro.

Según Marzal el toreo está destinado/condenado a ser un espectáculo minoritario, es probable, es quizá justo y necesario. En este sentido la apuesta de José Tomás en Nimes el año pasado ha marcado un hito ineludible sobre el que prontamente tendremos buenas nuevas editoriales.

Empieza la feria de los toros, que Dios reparta suerte a todos, también en la otra feria, en la de las vanidades, donde las cornadas no se ven venir.

Les dejo con la reseña que de la antología ha hecho el maestro Santos Domínguez.

Plaza de Toros, Isla de Siltolá, 2010