miércoles, 21 de enero de 2009

Cow parade a la verónica


En la Cow Parade que acaban de inaugurar en Madrid, justo al lado de mi lugar de trabajo, se ubica una de las vacas más originales. Esta que pueden ustedes apreciar en la foto: una vaca ridículamente vestida de torero ensayando una verónica frente a los sorprendidos coches que descienden desde la calle Goya hacia la Plaza de Colón.


Las Cow Parades tienen ya un largo historial y siempre han supuesto un acontecimiento cultural relevante en todas aquellas ciudades donde se han realizado. Yo tuve la suerte de visitar Chicago en julio de 1999 cuando se estab celebrando allí la segunda edición (la primera fue en Zurich) y resultaba muy interesante ver aquellos bóvidos de cartón piedra (o de lo que sean) insertos en una ciudad con una arquitectura tan llamativa como apabullante.


Ahora, en Madrid, hay desde vacas patrocinadas por un periódico y recubiertas con páginas de éste hasta una (situada junto a la de la imagen) que simula a la estatua del oso y el madroño de la Puerta del Sol. Desde vacas lecheras hasta imágenes salidas de las mentes más extravagantes.


Y para los taurinos, ésta verónica. Tremenda paradoja la de una vaca toreando a los humanos. ¿O no?



domingo, 18 de enero de 2009

Las primeras noticias (entrelazadas)

A pesar de que las gélidas temperaturas que estamos soportando casan mal con lo taurino, no deja de haber noticias de la Fiesta. Y muchas de cierto calado. Repasemos qué se va anunciando para las próximas semanas.

Ayer Telecinco emitió un desgarrador reportaje sobre Adrián Gómez, en el que éste hablaba por primera vez de su situación. Se encoge el corazón de ver cómo un chaval joven está totalmente inmóvil por una estúpida caída tras una cogida. Y cómo dice que lo que realmente desea es poder mover los brazos para poder abrazar a su hijo.

Y conmueve hasta el límite ver cómo su madre, con los ojos enjugados en lágrimas, agradece al Fundi cómo se está portando con su hijo. Hay toreros que son de una pieza, que demuestran su condición de maestros dentro y fuera de la plaza. Y el Fundi es, sin duda, uno de ellos.

El maestro de Fuenlabrada ha cerrado ya el cartel para el Festival de ayuda a Adrián. Será el 1 de marzo en Vistalegre con el propio Fundi, Diego Ventura, Joselito, Ponce, Juli, Morante y un novillero. Creo que no es posible mejor cartel para el primer festejo taurino que probablemente se celebre en el 2009 la capital. José María, coincide con el puente del Día de Andalucía, ¿por qué no te animas…?

En cuanto al novillero, la idea era que el puesto lo ocupara quien fuera ganador del certamen La Oportunidad, que se celebraba tradicionalmente los primeros días del año en Vistalegre. Pero este año los organizadores han decidido retrasarlo hasta abril tratando de garantizar su retransmisión por televisión. Esperemos que efectivamente sea sólo un retraso.

Y es que este certamen y el Festival que organiza cada año Espartaco a beneficio de la Fundación Padre Arrupe eran los dos primeros acontecimientos con los que cada año los aficionados íbamos recuperando el pulso de los festejos antes incluso de que llegara la primera. Este año, con motivo de la celebración en Vistalegre del Festival homenaje a Adrián, Espartaco ha decidido que el de la Fundación Padre Arrupe se celebre en otro coso de la Comunidad de Madrid, aunque parece que aún no está decidido el coso, el día ni el cartel.

Precisamente Espartaco parece que va a torear este año algunos festejos para celebrar sus treinta años de alternativa. Será interesante ver nuevamente vestido de luces a quien, sin duda, ha sido una de las grandes figuras del último tercio del siglo XX. El máximo exponente de una determinada técnica en el toreo que ha hecho mucho bien a quien la ha utilizado con torería y la ha imbuido con su arte, pero que ha propiciado también una versión bastante aburrida en sus peores imitadores.

Espartaco era frecuente el Domingo de Resurrección en Sevilla. No tanto como el Faraón, pero ahí estaba. Este año todavía no se ha anunciado el cartel, pero parece que podía estar compuesto por El Cid, Morante y Perera, o por Ponce y dos de los anteriores. Parece que José Tomás y Manzanares torearán en Málaga en un festejo que se va consolidando año tras año. ¿Y en Madrid?

De Madrid nada se sabe. Como de costumbre. Al menos de carteles. Sólo que Diego Ventura se ha ofrecido a torear en solitario seis toros a caballo en una encerrona que sería inédita en Las Ventas para un rejoneador. Y el run run de otra encerrona: la de El Cid con los Victorinos. Bueno, sólo se sabe eso y que el responsable de la empresa dice estar preocupado por la crisis. No creo que tengamos la suerte de que se vea cumplido alguno de los (peores) deseos a los que hacíamos referencia en la anterior entrada…

Por cierto, que la crisis está haciendo que los empresarios de plazas medianas se tienten mucho la ropa antes de organizar festejos. Tienen claro que este año va a haber que reducir el número y mejorar la calidad si quieren que el público siga acercándose a las plazas. De bajar el precio de las entradas no se habla casi nada. De momento.

Tomás Entero, uno de los empresarios más fecundos en plaza de la Comunidad de Madrid, lo ha dicho con contundencia: este año lo mediocre no sirve. Y para dar ejemplo ha organizado una feria en Valdemorillo de muchísimo interés. Los tres carteles de toros son realmente atractivos para los aficionados: la encerrona de César Jiménez (un torero con enormes cualidades, pero que le falta algo –no sé si confianza en él mismo- para acabar de romper), una corrida de arte con Curro Díaz, Juan Bautista y Daniel Luque, y otra para toreros más poderosos (al menos dos de ellos) con Fundi, Antonio Ferrera y Ángel Teruel.

Valdemorillo ha sido tradicionalmente considerada la primera feria del año. Y aunque ahora técnicamente no lo es (la preceden Ajalvir, en la propia Comunidad de Madrid, o el certamen de rejoneo en Atarfe) lo cierto es que sigue siendo la primera en la que participan los toreros de la parte alta del escalafón. La primera feria para las figuras sigue siendo Olivenza. De la que este año sólo sabemos que parece que se va a celebrar el 7 y 8 de marzo. Y poco más. Que a lo mejor hay alguna sorpresa…

jueves, 1 de enero de 2009

Mis diez (peores) deseos para el 2009

Hay quienes en días como éste se levantan, pese a la resaca, llenos de buenas intenciones.

Por mi parte, habiendo escapado de la resaca por el abrupto método de evitar la celebración nocturna, el comienzo del año me recuerda la inminencia de la nueva temporada taurina. Y me vienen a la mente algunas maldades que, precisamente por eso, pudieran hacernos disfrutar más de la misma.

Son cosas como estas:

1.- Que por la crisis económica la empresa de Las Ventas se quede, después de varios decenios, sin vender todos los abonos de San Isidro. Ya que muchas empresas están en un intenso proceso de recorte de costes, la extravagancia de la invitación taurina puede esperar mejores momentos. Tal vez de este modo podamos hacernos con mejores asientos y la propiedad (CAM) y la empresa se den cuenta de una vez que hay que reducir la feria a la mitad y hacer quince o veinte carteles realmente rematados.

2.- Que los Ayuntamientos dejen de subvencionar los espectáculos taurinos (a la vez, eso sí, que dejen de subvencionar cualquier otra manifestación artística, deportiva, cultural, política,…). De esta forma se vería que sigue habiendo corridas de toros (y de las buenas) porque los aficionados van a los buenos carteles y están dispuestos a pagarlos, pero deja de haber malas corridas de toros y un montón de espectáculos varios que no pueden financiarse con las entradas de sus asistentes. ¡Vaya montón de euros que nos ahorraríamos con esto!

3.- Que los toreros dejen de salir en las revistas y los programas del corazón. Así se volvería a reivindicar el misterio que debe rodear a quien se juega la vida cada tarde. Y muchos volverían a torear como saben para poder entrar en los carteles (ya que no les llamarían por atraer a público distinto por razones extrañas a la Fiesta), mientras que otros se retirarían y dejarían hueco a otros menos conocidos y que saben torear.

4.- Que tengamos un año tremendamente lluvioso (sobre todo los días de los carteles de relumbrón). Así los propietarios de los cosos se darán cuenta de que hay que cubrirlos, por el método que sea, para que el tiempo no sea condicionante de la celebración o no de los festejos.

5.- Que uno de los días de mayor expectación en una Plaza de Toros de primera se produjera alguna amenaza grave que finalmente resultara falsa. Sería tal el caos para desalojarla, que los políticos se tomarían en serio exigir las reformas necesarias para la seguridad de los espectadores.

6.- Que el mismo día, o algún otro similar, hubiera algún accidente (sin consecuencias) de varios espectadores. Las mismas autoridades (o alguna otra de un rango equivalente) se darían cuenta que es imprescindible mejorar la comodidad en las Plazas de Toros. En ningún otro espectáculo o manifestación cultural los aficionados acudirían en condiciones tan precarias como lo hacemos los que vamos a una Plaza de Toros.

7.- Que RTVE se quedara sin señal, desde el mes de marzo hasta el de septiembre, todas las tardes entre las cinco y las nueve de la tarde… Hasta que volviera a retrasmitir quince o veinte corridas por temporada. Como es de ley y se corresponde con su función de servicio público.

8.- Que los toreros no actuaran en ningún Comunidad Autónoma con Reglamento Taurino propio hasta que no las derogaran y se sujetaran al estatal. De este modo habría quien se daría cuenta de que no tiene sentido segmentar el arte, la cultura o la economía en diecisiete virreinatos. ¡Y si además esto sirve para que lo mismo suceda en otros ámbitos (educación, sanidad y justicia, pongamos por caso) hubieran hecho un servicio al bien común de una magnitud histórica!

9.- Que todos los aficionados catalanes (y, por simpatía, todos los del resto del España) dejaran de pagar sus impuestos y de cumplir con sus restantes obligaciones cívicas hasta que el gobierno de su comunidad autónoma dejara de torpedear su derecho a disfrutar en su tierra de una manifestación artística, cultural y ritual como es la Fiesta. (¿Se imaginan, por ejemplo, que en las próximas elecciones al Parlamento Europeo todos los aficionados a los que les tocara ser presidentes o vocales de una mesa electoral no fueran a cumplir con su “deber”? ¿Cuántas mesas se dejarían de constituir en Andalucía, Castilla la Mancha, Extremadura, Valencia, País Vasco, Castilla León,… y hasta en Cataluña?)

10.- Que se hiciera control anti-dopping por empresas independientes elegidas por sorteo para cada festejo a los toros en las ganaderías, antes de salir al ruedo y una vez muertos. Sólo con esto se evitarían algunos manejos en los corrales en perjuicio, primero, de los ganderos; y luego, de los toreros y los aficionados.

En fin, que tengamos una buena temporada aunque no se cumplan estos diez (malos) deseos.