sábado, 8 de febrero de 2014

El Pliego de Cáceres


Ayer se publicaron los Pliegos de la nueva concesión para la explotación de la Plaza de Toros de Cáceres. Esta plaza ha decaído notablemente en los últimos años. De niño, recuerdo los festejos en las ferias de San Fernando y San Miguel, la ilusión de ver primero a los picadores y luego a los matadores bajar por las escaleras del Hotel Alcántara y contemplarles atónicos como a verdaderos héroes que infundían respeto y temor. Recuerdo a Paquirri, a Esplá, a Manzanares, al Niño de la Capea,… Y recuerdo la primera tragedia que viví en una plaza de toros, cuanto tenía sólo seis años y acudía a un festival: la cogida de un puntillero el 24 de abril de 1977 que murió aquella misma madrugada de la cornada en la ingle recibida al intentar apuntillar a un novillo. Desde joven supe la dureza y la verdad de la Fiesta más allá de la presencia de los animales y de que las defensas estuvieran más o menos afiladas.

El Ayuntamiento de estos tiempos saca un Pliego para dar sólo dos festejos y conceder una subvención de 25.000 euros a la empresa organizadora. A eso hemos llegado. Pero los Pliegos tienen más menciones que nos deben invitar a reflexionar.

1.- Quién puede presentarse. Cualquier empresario que haya gestionado una plaza de primera o de segunda “sin tacha de gestión” en los dos últimos años y que acredite una cifra de negocios anual de, al menos, 250.000.-€.

2.- Festejos a celebrar. Al menos dos: una corrida goyesca en torno a San Jorge y una corrida de toros en la feria de San Fernando. Pueden proponerse más festejos, que el Ayuntamiento podrá aprobar o no.

3.- Qué se valora para adjudicar la explotación de la Plaza.

·         Promoción publicitaria de la corrida goyesca: 4 puntos.

·         Promoción publicitaria de la corrida de San Fernando: 4 puntos.

·         Promoción publicitaria de la ciudad de Cáceres: 2 puntos.

·         Promoción de las corridas de toros a través de “eventos”: 5 puntos.

·         Promoción de la asistencia a las corridas a través de “ofertas o paquetes especiales” que dinamicen la ciudad: 5 puntos.

·         Propuesta de otros festejos: 10 puntos.

·         Propuesta de aforo que favorezca la comodidad, accesibilidad, modernidad y seguridad: 10 puntos. (Léase, que como la plaza es imposible, se comprometan a no vender todo el aforo)

·         Composición de los carteles: 40 puntos (si tres del grupo A, 20 puntos por festejos, dos del A y uno del B: 15 puntos y dos del A y uno del C: 10 puntos). (Se consideran del grupo A: José Tomás, Morante, Manzanares, Perera, Ponce, Juli, Talavante y Ferrera). En el grupo B, además de toreros como Castella, Padilla, Fandi, Fandiño o Cid, se incluye a Juan Mora y a otros toreros extremeños, así como a los toreros que en 2013 hubieran toreado al menos 15 corridas en España y Francia.

·         Oferta en los precios de las localidades: 20 puntos.

4.- Duración del contrato: 2 años.

5.- Subvención: 25.000.-€/año.

6.- Ganaderías: los toros deben corresponder a ganaderías “de reconocido prestigio” que hayan lidiado toros en plazas de primera categoría en los años 2012 o 2013.

7.- Aforo: la plaza tiene 6.099 localidades: 2.747 de sombra y 3.152 de sol (más de 2.000 tanto de sombra como sol corresponden a barreras, contrabarreras, tendidos y sillón de tendido).

8.- Precio: en sombra de 79 (barrera) a 41 (gradas); en sol de 55 (barreras) a 28 (gradas y palco). El tendido de sombra cuesta 53 euros y el de sol 38.

9.- Compra de entradas: el concesionario tiene que habilitar un teléfono y una página web con información de los festejos y que permita la gestión de compras por internet.

10.- Entradas para el Ayuntamiento: el concesionario debe entregar gratuitamente al Ayuntamiento 150 entradas (25 para los palcos institucionales, 100 se sombra y las otras 25 pueden ser de sol).

11.- Estudio de viabilidad: La información del concurso incluye un estudio de viabilidad con los siguientes datos:

Gastos.

Toros: 24.000€/festejo*2 festejos: 48.000€

Toreros: 80.000€/festejo*2 festejos: 160.000€

Personal: 9.000€/festejo*2 festejos: 18.000€

Publicidad: 4.000€/festejo*2 festejos: 8.000€

Otros gastos: 3.000€/festejo*2 festejos: 6.000€

Total gastos: 240.000 euros

Ingresos.

Taquillas (en los últimos años no se han superado las 1.000 personas, pero el Ayuntamiento, sin explicar por qué, estima que ahora irán 2.100 y que el precio medio será de 47 euros –o sea, que casi todos irán a la sombra-): 2.100 personas*47€*2 festejos: 197.400€

Venta de la carne: 3.600€

Bar: 4.000€

Publicidad: 2.000€

Otros ingresos: 8.000€ (no se detalla a qué corresponden)

Total ingresos: 215.000 euros

La diferencia entre ingresos y gastos (25.000.-€) es el importe de la subvención.

*     *     *     *     *

Con los datos anteriores surgen algunas reflexiones y ciertas preguntas.

El Ayuntamiento ha aportado claramente por una plaza de no muchos festejos, pero en la que vayan las figuras. Surge la duda, sin embargo, si eso realmente ayuda a potenciar la plaza y la afición en el medio y largo plazo o sería más recomendable tratar de incentivar que se dieran festejos con diestros de interés, aunque no de relumbrón.

Por otro lado, aunque la clasificación de toreros del grupo A, B y C tiene algunos aciertos, plantea algunos sinsentidos. Por ejemplo, un eventual mano a mano José Tomás – El Juli tendría menos ponderación que una terna con Talavante, Perera y Ferrera. Y si alguien plantea dar un cartel tan interesante como Juan Mora, José Tomás y Juan del Álamo obtendría "0" puntos de los 40 posibles. Una encerrona de José Tomás, de Juli o de Morante, tendría menos valoración que un mano a mano Ponce-Ferrera. Y una encerrona de Juan Mora, o un mano a mano Morante (o Juli, o José Tomás) con Juan Mora se valorarían con "0" puntos.

En ningún momento se explica por qué de los 1.000 asistentes en los últimos festejos se va a pasar a los 2.100 a los que alude el Estudio de Viabilidad. Y, por tanto, es difícil saber si los números pueden cuadrar o no. Sobre todo, cuando en el Estudio se mantienen los mismos gastos de toros y toreros que en años pasados cuando se exige un nivel de toros y toreros de mucha mayor calidad para los próximos años (lo cual, en la lógica del mercado, supondrá un coste mayor).

Los precios de las localidades son desorbitadamente altos. Plantear un precio medio de 47 euros en tiempos como estos en una ciudad con la situación demográfica y económica de Cáceres en un sinsentido.

Las propuestas de dar más festejos se valora igual (10 puntos) que la de incentivar la comodidad y seguridad en el aforo (o sea, la de vender menos localidades por festejo). ¿Realmente tiene sentido que cuando se está hablando de 1.000 asistentes, esto sea igual de prioritario que poder tener 3 ó 4 festejos en vez de dos? Además, si la plaza está obsoleta en materia de aforo y seguridad (que es evidente que lo está), debería ser el Ayuntamiento en el que afronte el asunto, y no una empresa que va a dar dos festejos cada año durante dos años.

La promoción de los festejos tiene un total de 20 puntos, pero está tan diseminada (4 publicidad para la goyesca, 4 publicidad mayo, 2 publicidad Cáceres, 5 eventos y 5 paquetes turísticos) que impide que alguien pudiera tratar de hacer algo realmente importante para dos o tres festejos seguidos. Esto es, alguien que tratara de organizar dos festejos en San Fernando y publicitarlos sólo con un gran evento en Madrid o Sevilla (y olvidarse de más publicidad, paquetes turísticos y demás) sería penalizado frente a otros aspirantes que tiraran de tradición y se dedicaran a poner carteles en los muros de Cáceres y pueblos colindantes con los carteles de los festejos.

Sobre lo de dar 150 entradas al Ayuntamiento me ahorro el comentario.

¿Es razonable obligar a la empresa a asumir el coste de habilitar una página web de compra por internet para ese número de festejos y espectadores?

Pero, sobre todo, uno tiene la sensación de que el Pliego trata de salir del paso y poder anunciar que a Cáceres vendrán las figuras del toreo. Sin pararse a pensar en si vendrán de modo que se potencie la afición en el medio y el largo plazo. Dar dos corridas, una en abril y otra en mayo, no crea afición y no llevará muchas más gente a la plaza si no se le dota de cierto sentido a lo que debe significar Cáceres dentro de la temporada. Olivenza o Badajoz, por poner un ejemplo, se han buscado un hueco; han definido una estrategia y han conseguido ponerse en el mapa de la temporada.

Eso es lo que tendría que hacer Cáceres. Uniendo la posibilidad de varios festejos unidos con el atractivo turístico, monumental y gastronómico de la ciudad. Saber qué se quiere hacer para que los toros sean un motor económico más de la ciudad y para que se cree y reactive la afición.

Y para eso, este Pliego, ni está ni se le espera.