domingo, 24 de abril de 2011

Exposición "PLAZA DE TOROS" de Pablo Pámpano

Domingo de Resurrección, han empezado los toros en Sevilla.

Y para abrir boca, este próximo martes 26 de abril a las 13: 30 se inaugura la exposición de Pablo Pámpano “Plaza de toros”, obra gráfica del libro, en la Casa del Libro de Sevilla. C/ Velázquez, 8.

Pablo Pámpano, como saben, ha sido el cartelista de los festejos de Madrid del Domingo de  Ramos y el Domingo de Resurrección.


Allí diremos unas palabras o torearemos de salón, según se tercie, nunca mejor dicho. Permanecerá abierta hasta el 24 de mayo, coincidiendo con la  temporada taurina de la feria de abril de Sevilla. Se mostrará una selección de 20 obras, 10 pases y 10 retratos acompañados de los textos del libro.Todo buen aficionado que venga a los toros a Sevilla no debería perdérsela.
 
¡Os esperamos!


Además este año estamos anunciados también en San Isidro donde, con permiso de la autoridad y si el tiempo no lo impide, el Maestro Luis Alberto de Cuenca nos dará la alternativa en la Sala Antonio Bienvenida de Las Ventas, será el 10 de mayo, el mismo día que empieza la feria a las 12:30 de la mañana.

Porque estas cosas se ponen al mediodía para que nos vayamos luegos, todos juntos, ¡a los toros! 


sábado, 23 de abril de 2011

Juan Pedro / Francia

La Semana Santa ha venido cargada de noticias taurinas. No es muy habitual que esta semana dé tanto juego, pero lo tardío de su celebración (y su consiguiente cercanía con algunas ferias) y lo azaroso del destino han congregado aconteceres de todo tipo.

De todos ellos, el más doloroso es la muerte de D. Juan Pedro Domecq, ganadero sin el cual no se puede entender el toro actual, ni el modo en que hoy es posible torear. Habrá quien critique que algunos toros de su ganadería y de otras que se han creado con vacas y sementales de su procedencia han llevado su falta de fuerza y de casta más allá de lo deseable. Habrá quien critique la preponderancia de su encaste (algo de lo que él, obviamente, no era el culpable). Habrá a quien le puedan parecer más o menos acertadas muchas de sus declaraciones... Pero lo que creo que nadie podrá criticar es su pasión por el toro bravo y la visión para haber creado un toro con una nobleza y una forma de embestir que han permitido que el toreo dé un paso más allá en su profundidad y pueda canalizar la emoción a través de la estética de un modo que otros toros, otros encastes, no podrían hacerlo.

No le conocí personalmente, aunque coincidí con él hace un par de años en Nimes en el primer tercio de los Encuentros de Derecho Taurino y debo reconocer que, más allá de que uno estuviera o no de acuerdo en sus postulados, era una persona con unas ideas propias sobre el toro y el toreo, ajenas a cualquier conservadurismo y a las convenciones más o menos extendidas.

El libro "Del toreo a la bravura", publicado hace unos años es un compendio sensacional de lo que significa, cómo se cría, se selecciona y qué debe ser el toro de lidia. Que luego algunos de sus toros no se ajustaran plenamente a este modelo no es sino la evidencia de lo difícil que es conseguir en la finca el animal que uno tiene en su cabeza. Aunque lo lleve años intentando.

La noticia feliz para la Fiesta viene nuevamente de Francia, que ha inscrito la tauromaquia entre los Bienes Intangibles de Interés Cultural. Se ha conseguido por la iniciativa del Observatorio de las Culturas Taurinas, organización taurina que agrupa a los aficionados y grupos de interés en torno a la Fiesta. ¡Qué lejos de esos aficionados de por aquí a quienes repugna la palabra "cultura" (o la ignoran, porque no pueden entenderla)! ¡Qué lejos de agrupaciones sindicales de toreros, picadores, ganaderos o empresarios!

El futuro de la Fiesta, y su defensa, está en su consideración cultural. Más aún que en su dimensión económica o en la "simple" tradición. Francia, como en tantas cosas, nos ha marcado el camino, mientras aquí, políticos, aficionados y profesionales seguimos discutiendo si son galgos o podencos.


martes, 19 de abril de 2011

Brihuega (10 de abril de 2011) - A pasarlo bien

La gente va a Brihuega a pasarlo bien. Y a poco que los toros ayuden, que embistan, se consigue. Aún cuando falte algo de fuerza y de emoción.

Eso pasó el Domingo de Pasión. Cuando en Sevilla se pregona la Semana Santa y se recorre la ciudad en besamanos.

Brihuega volvió a llenarse de gente que, en un día de climatología excelente, pasó un auténtico día de fiesta. Muchos de ellos habían reservado para comer en Brihuega o en pueblos de alrededor y, luego de disfrutar de la gastronomía, degustaron la gracia de Morante y el mágico momento de Manzanares.

Con el primero de Morante, un toro muy complicado, no pasó nada. Pero con el cuarto dio todo un recital de toreo garboso, hondo, variado y pleno. Recibió con verónicas lentísimas y llevó al toro al caballo con un galleo tremendamente original rematando por alto cada lance. El toreo de muleta, variado con ambas manos, siempre apoyado en los riñones y con muchísimo gusto, dejó momentos auténticamente memorables. Estocada, dos orejas y excesiva vuelta al ruedo a un toro noble, pero flojo.

Manzanares estuvo sensacional con su primero, al que instrumentó unas chicuelinas de mano baja que recordaron mucho a las de su padre. Luego, con la muleta, toreó con mucho gusto, pero obligando poco al toro, muy justo de fuerzas y de casta. Finalizó la faena con circulares inversos y otroas alardes para la galería. Mató de media, después de un pinchazo y le premiaron con una oreja. Con el quinto demostró interés, técnica y disposición, pero el toro era bastante bruto y el viento molestó mucho. La estocada hizo guardia y se quedó sin el premio que le hubiera permitido salir por la Puerta Grande.

La gente estaba con Cayetano, pero éste no tuvo su tarde. Se le notó algo falto de sitio, sin garra, sin conectar para nada con los tendidos. Los toros no ayudaron, pero tampoco fue su mejor tarde. Tiene que dar un paso más para ponerse a punto en una temporada que va a ser muy dura.

Para un aficionado que analice la corrida con ojos críticos, que valore en detalle el juego de los toros, su presentación, la disposición de los toreros, la pureza de los cites, el ajuste en los muletazos,... podrá poner todas las pegas que quiera. Pero el comentario generalizado de la gente al final de la tarde es que habían tenido un día extraordinario.

Probablemente hay que tratar de volver a ir a los toros con ojos limpios, como si fuera la primera vez. Y descubrir la sorpresa de cuanto sucede. Como todos los que salían encantados del coso.

Aunque tampoco estaría de más que los toros salieran con un punto más de casta y de fuerza. Para que la gracia de Morante, la rotundidad de Manzanares, convirtieran el día genial en uno inolvidable.

sábado, 9 de abril de 2011

El festejo más importante de toda la temporada

Hoy se celebra en Toledo el festejo más importante de toda la temporada. Desafortunadamente, razones personales me impedirán estar allí. Después de la Mesa Redonda organizada por el CEU sobre el "Futuro de la Fiesta" en la que participo esta mañana en Talavera tengo que marchar a la Sierra de Gata a otros menesteres ineludibles, en vez de ir a Toledo al Festival organizado a beneficio de la Fundación Oncohematológica Infantil del Hospital Universitario “Niño Jesús” de Madrid, como hubiera querido.

Esta Fundación está presidida por D. Luis Madero, eminente médido especialista en cáncer infantil, grandísimo aficionado (aficionado práctico, además), con quien tuve el placer de compartir Mesa Redonda hace unos días en Colmenar Viejo. Desarrolla su labor en el Hospital Niño Jesús, hospital que lleva a cabo una labor única en la investigación y la curación del cáncer infantil.

Los novillos son de los Hermanos Sánchez de León (origen Fuente Ymbro) y actuarán los matadores Finito de Córdoba, Javier Conde, Eugenio de Mora, Curro Díaz, Matías Tejela y el novillero Gómez del Pilar.

La historia de este Festival ha sido contada en algunas revistas taurinas y el pasado domingo Manolo Molés entrevistó a uno de los ganaderos (uno de los Hermanos Sánchez de León), que lo explicó en primera persona. El ganadero tuvo hace unos años un hijo, Rodrigo, a quien detectaron un cáncer (una leucemia) y le dieron escasas esperanzas de vida, apenas unos meses. Los padres se pusieron en contacto con el Doctor Madero, que ratificó el diagnóstico y les indicó que estaban investigando una nueva terapia y que, si no había otras alternativas, podían someterse a ella. Hoy, Rodrigo ha superado aquella enfermedad y tiene seis años, muchos más que aquellos meses de vida que daban los pronósticos.

Rodrigo se vestirá hoy de corto, como los matadores. Gracias a un extraordinario médico, a un grandísimo aficionado. Y todo lo que se recaude será para destinarlo a esa Fundación, para que pueda seguir investigando en la lucha contra el cáncer infantil. Para que otros niños, como Rodrigo, puedan remontar diagnósticos fatales como aquel.

Por eso, este es el festejo más importante del año. El más necesario. El más emotivo. En el que los toros mejor embistan, los lances tengan mejor sabor y las series de muletazo más hondura.

Siento como no pueden imaginarse, no estar hoy allí. Por favor, todo el que pueda que se acerque a Toledo. Seguro que no se arrepentirá.

martes, 5 de abril de 2011

San Isidro 2011 - Unos magníficos carteles

Al igual que hemos criticado la confección de las ferias de otros años hoy hemos de felicitar a Taurodelta por los extraordinarios carteles de la Feria de San Isidro del año 2011.

Hace muchísimo tiempo que no recuerdo una feria tan rematada, una cantidad tan abultada de festejos de altísimo interés para los aficionados (para los aficionados a quienes les gusta ver el toreo). La Feria (incluyendo la corrida de la Prensa) la componen 24 festejos, de los cuales 19 son corridas de toros, 3 de novillos y 2 de rejones. Las novilladas y los festejos de rejones incluidos en el serial tienen buena nota, destacando el encuentro entre Pablo Hermoso y Diego Ventura la tarde del 21 y la doble presencia de Víctor Barrios entre los novilleros (Juan del Álamo no viene, a pesar de que, según comenta la empresa, se le hicieron varios ofrecimientos).

En las corridas de toros, hay siete de altísimo nivel (15, 17, 18, 19, 20, 24 y 25), seis muy interesantes (10, 11, 13, 14, 26 y 27) y en las otras siete hay también elementos (toros o toreros) que merecen mucho la pena.

El hecho de que un torero en tan buen momento como Manzanares venga tres tardes es un lujo. Como lo son las dos comparecencias de Morante y Juli (siempre podrían haber sido más, pero Julián, después de lo poco que apreciaron sus gestos el año pasado, bastante hace viniendo dos tardes). También las comparecencias repetidas de Talavante, Cid, Castella o Perera.

En cuanto a ganaderías, está básicamente casi todo lo que hay con cierto interés, destacando la doble presencia de Núñez del Cuvillo. Victoriano del Río está en la Beneficiencia y echo de menos El Pilar. Igual que me gustaría que vinieran Victorino y Adolfo. El primero parece que no viene por decisión propia y el segundo, después de lo del año pasado, es razonable que no quiera repetir experiencia.

Se trata, en fin, de un serial que, adecuadamente combinado con medidas culturales y de promoción de la Fiesta, puede suponer un revulsivo importante.

Habrá que ver que los toros embistan, que tengan hechuras propias para embestir y no sólo para pasar el reconocimiento (para las siete más que para las doce). De ser así, estoy seguro que vamos a disfrutar mucho más que otros años. Desde luego, que veamos menos que el pasado es casi imposible.

Con estos carteles lo que queda en evidencia es una feria del Aniversario tremendamente devaluada (a excepción, obviamente, de un magnífico cartel de Beneficencia). Queda patente que se pueden hacer dos semanas de toros extraordinarias, que si se llega a tres es añadiendo corridas "de interés" y que la cuarta semana el nivel baja.

Dicho lo cual podría analizarse por qué este año se ha hecho así la Feria, qué pretende la empresa (demostrar que hay que bajar el canon porque la gente no va a ir al Aniversario, reivindicarse con una buena Feria para el propio Pliego...). No lo sé y no creo que este sea el momento de entrar en estos debates.

Como tampoco deben criticarse los carteles, desde mi punto de vista, demonizando a las figuras y a las ganaderías que estos eligen. Pretendiendo que se anuncien con ganaderías de otra época con las que es imposible emocionar a través de la estética (aunque sí de la épica, pero es razonable que las figuras prefieran lo primero).

Cada aficionado tiene dentro un potencial "empresario" (sin apostar su dinero, por supuesto), como cada aficionado al fútbol tiene su seleccionador. Siempre habría un cartel que hubiera preferido, alguna ganadería que quitar y otras que añadir, toreros que cambiar de cartel, combinaciones distintas que hacer,... Pero esta Feria es, dentro de lo posible, de lo mejor que uno puede imaginar. Las corridas de toros entre los días 15 y 26 no son comparables con nada que yo recuerde en esta plaza. Y si acaso uno echa de menos algo es algún mano a mano o algún gesto un punto excepcional de algún torero, si bien reconozco que viniendo en general las figuras tantas tardes es difícil pedirles, además, que añadan gestas.

Magníficos carteles, AL FIN, para un San Isidro.

Que el Santo y los toros ayuden al triunfo. Los espadas, estoy seguro, lo intentarán con todas sus fuerzas.

sábado, 2 de abril de 2011

Madrid (27 de marzo de 2011) - ... Y más lluvia

La corrida del domingo en Las Ventas debió suspenderse. No tiene mucho sentido continuar cuando todo el ruedo está embarrado, aunque el drenaje de la Plaza sea excepcional y permita que la sensación de peligro no sea mayúscula. Y cuando todos los espectadores han desertado del tendido y se han refugiado en gradas y andanadas, a pesar de la inicial reticencia de los acomodadores.

La novillada de Los Chospes fue, además, imposible, sin una sola posibilidad de triunfo.

Essaú Fernández tuvo que lidiar a sus dos oponentes bajo tremendos aguaceros y no pudo dejar nada reseñable. Lo mejor, que la cogida y voltereta no tuvieron consecuencias.

El mejicano Sergio Flores dejó retazos de torería, muchas ganas y aplomo, pero fue más lo que se intuyó que lo que pudo verse.

Emilio Huertas dejó algún detalle con el capote, pero no aprovechó del todo al sobrero de Navalrosal, con el intuimos que había cierta posibilidad de faena.

Tarde fría y desapacible, al fin. De las que no invitan a la fiesta. Esperemos que vuelva pronto el buen tiempo y los buenos festejos.