sábado, 9 de abril de 2011

El festejo más importante de toda la temporada

Hoy se celebra en Toledo el festejo más importante de toda la temporada. Desafortunadamente, razones personales me impedirán estar allí. Después de la Mesa Redonda organizada por el CEU sobre el "Futuro de la Fiesta" en la que participo esta mañana en Talavera tengo que marchar a la Sierra de Gata a otros menesteres ineludibles, en vez de ir a Toledo al Festival organizado a beneficio de la Fundación Oncohematológica Infantil del Hospital Universitario “Niño Jesús” de Madrid, como hubiera querido.

Esta Fundación está presidida por D. Luis Madero, eminente médido especialista en cáncer infantil, grandísimo aficionado (aficionado práctico, además), con quien tuve el placer de compartir Mesa Redonda hace unos días en Colmenar Viejo. Desarrolla su labor en el Hospital Niño Jesús, hospital que lleva a cabo una labor única en la investigación y la curación del cáncer infantil.

Los novillos son de los Hermanos Sánchez de León (origen Fuente Ymbro) y actuarán los matadores Finito de Córdoba, Javier Conde, Eugenio de Mora, Curro Díaz, Matías Tejela y el novillero Gómez del Pilar.

La historia de este Festival ha sido contada en algunas revistas taurinas y el pasado domingo Manolo Molés entrevistó a uno de los ganaderos (uno de los Hermanos Sánchez de León), que lo explicó en primera persona. El ganadero tuvo hace unos años un hijo, Rodrigo, a quien detectaron un cáncer (una leucemia) y le dieron escasas esperanzas de vida, apenas unos meses. Los padres se pusieron en contacto con el Doctor Madero, que ratificó el diagnóstico y les indicó que estaban investigando una nueva terapia y que, si no había otras alternativas, podían someterse a ella. Hoy, Rodrigo ha superado aquella enfermedad y tiene seis años, muchos más que aquellos meses de vida que daban los pronósticos.

Rodrigo se vestirá hoy de corto, como los matadores. Gracias a un extraordinario médico, a un grandísimo aficionado. Y todo lo que se recaude será para destinarlo a esa Fundación, para que pueda seguir investigando en la lucha contra el cáncer infantil. Para que otros niños, como Rodrigo, puedan remontar diagnósticos fatales como aquel.

Por eso, este es el festejo más importante del año. El más necesario. El más emotivo. En el que los toros mejor embistan, los lances tengan mejor sabor y las series de muletazo más hondura.

Siento como no pueden imaginarse, no estar hoy allí. Por favor, todo el que pueda que se acerque a Toledo. Seguro que no se arrepentirá.

No hay comentarios: