domingo, 30 de septiembre de 2007

Madrid (30 de septiembre de 2007) - Retazos de buen toreo


La feria de otoño es una feria rara.

Desde que dejaron de hacerse carteles de toreros artistas como Curro Romero, Curro Vázquez, Paula, Luguillano, Pepín Vázquez y otros de similares escuelas, es un breve serial de dos fines de semana con toreros que están en un puesto intermedio del escalafón y que intentan por todos los medios dar una llamada de atención para quedar bien colocados de cara a la contratación en las primeras ferias de la siguiente temporada.

Afortunadamente, se está cuidando algo más el ganado y hoy los diestros han toreado una buena corrida de Núñez del Cuvillo, una de las ganaderías que mejores toros ha echado esta temporada. Y por extraño que parezca los toros han sido bastante parecidos a los que han salido en otras plazas (algo más aparatosos de cuerna, tal vez, pero de similares hechuras, peso y comportamiento).

Lo que sucede, es que a algunos toreros en Madrid les puede el miedo escénico. Y están más preocupados por ver dónde se ponen que por tratar de torear como lo sientan. Y también que en Madrid no sirve cualquier tipo de toreo y hay que tener la cabeza despejada para saber que según qué estrategias no son convenientes en esta plaza. Aunque sea septiembre y aunque sea domingo.

Uceda en su primero ha estado bastante desdibujado. Y no sabemos por qué. La lidia no ha sido buena y en la faena de muleta ha habido muchos enganchones, cambios de colocación, rectificaciones,... Y un natural extraordinario, eso sí. Es como si el torero estuviera sin sitio o si por algún motivo no le hubiera cogido el sitio al toro. Lo ha matado de una buena estocada aunque el toro ha tardado algo de tiempo en morir, se ha resistido (yéndose a toriles) y ha dejado a su paso un reguero de sangre.

Lo del cuarto ha sido otra cosa. Sin mucho que destacar de los primeros tercios, el comienzo de faena para llevar el toro más allá del tercio ha sido magistral, con variados pases por bajo y desmayados. Luego ha toreado muy bien con ambas manos, con profundidad, temple y una gran hondura. No ha habido ninguna serie redonda, ni una estructura de faena definida, pero en cada tanda ha habido pases muy buenos. Y en conjunto ha tenido muchísimo sabor. Además de intercalar algunos naturales eternos, derechazos con la mano arrastrada y pases de pecho de libro. Ha matado muy bien y ha recibido una merecida oreja.

César Jiménez no ha tenido su tarde. O, mejor dicho, no ha conseguido transmitir a los tendidos su decisión en ninguno de los dos trasteos. La gente le ha recriminado su colocación y tipo de toreo (lo mismo de siempre: fuera de cacho y pico), pero él tampoco ha puesto mucho de parte para demostrar que en esto del toreo no hay reglas inmutables y que con ganas y decisión se puede hacer una gran faena desde muchos sitios y con variados tipos de toreo si hay personalidad y ganas.

Tejela, por su parte, sigue apuntando pero sin acabar de concretar. Por una razón o por otra siempre se queda en un "casi" triunfo. En su primero, al que han dado una lidia infernal en los primeros tercios con cientos de capotazos inútiles, ha estado casi a punto de cortar una oreja por un trasteo con momentos muy buenos y pases de mucho mérito y belleza, pero la estocada caida y la sensación de que al toro se le podía haber sacado más ha dejado el asunto en un saludo desde el tercio. En el último, el toro más tardo de la corrida, con una gran nobleza pero al que le costaba mucho repetir (¿tal vez porque le han castigado excesivamente en varas?) ha dejado algunos pases magníficos, pero sin poder rematar una faena de enjundia por la falta de condiciones del animal.

En fin, una tarde con detalles interesantes y con menos frío del esperado. El fin de semana que viene, más.

Y entretanto, ¿darán algún festejo este invierno en Vistalegre?

viernes, 28 de septiembre de 2007

TVE

Resulta incomprensible que en la página web de la programación de Televisión Española no aprezca ni una sola referencia a Tendido Cero, ni a cualquier otro programa de difusión taurina.

Como esto no puede ser inocente comprobamos que sí está enlazado el programa Pueblo de Dios y la Misa Dominical, en fin, no hay fantasmas revolucionarios, pero la cosa va en serio con los toros.

Y resulta doblemente vergonzoso porque, sin embargo, programas como Informe Semanal sí se hicieron eco de la salida por la Puerta del Príncipe de Alejandro Telavante o del advenimiento de José Tomás, lo cual quiere decir que el interés de TVE por los toros no es más que mediático, de audencia y circo si cabe.

En una temporada como la que estamos acabando no ha habido ni una sola retransmisión taurina, bajo la excusa de que las corridas se realizan en horario infantil (pero Tendido Cero se emite los sábados después del Conciertazo -el mejor progrma infantil- y un concurso de palabras que presenta una interina de “Aquí hay Tomate”).

Si los videos en “you tube” de JT llevan más de 300.000 visitas este año, si las autonómicas programan en muchos casos “festejos menores” ¿no habría que recuperar las retransmisiones de las Plazas de Primera en la Primera?

Una Televisión Pública debe prestar un servicio público: ciencia, libros, política, información, debate, divulgación, buenas películas, deportes (pocos) y toros –que no sean sólo de exclusivo pago, como pasó con la ley del fútbol-, porque, lo repetiremos con Federico García Lorca: “los toros son la fiesta más culta del mundo”.

TVE le da la espalda a una realidad profesional, cultural y social de primer orden y además llena los sábados y domingos de motocicletas de todas las ganaderías.

Alfa y Omega

El origen de la temporada (29 de Septiembre San Miguel)

MORANTE
EL CID
CASTELLA

El final de la temporada

JULIO APARICIO
EL CID
SALVADOR VEGA

Lo que no cambia, los toros, de Parladé (pero aún falta el reconocimiento)

22 de Septiembre (Novillada en Sevilla)

La Banda del Maestro Tejera sonaba con un empaque añadido (¡y ya es añadir!) durante el festejo, ¿se han incorporado más músicos tras las vacaciones o era que, por fin, la Plaza tenía una entrada abundante y el público maestrante complementa la sonoridad, la acústica de los tendidos? Si fuera así ¡qué bonito sería! Tenemos dicho que el pasodoble es equivalente al vals vienés. Cuando Wagner acudió a Viena en sus años de formación como a la Atenas musical que era, maldecía que, en lugar de Beethoven o Schubert, por todos las tabernas, los jardines, los kioskos, sonaran los pegadizos valses de Strauss, música popular –que lo es-, música débil, depauperada. Hoy cada Concierto de Año nuevo el mundo sintoniza la Filarmónica de Viena, pero, en lo suyo, bien interpretado, el pasodoble es lo mismo mejor. ¡Vale la pena acudir a la Maestranza como quien va a un concierto! Hay un festejo asegurado.

La novillada del domingo fue un éxito en los tendidos (casi 3/4) y el planteamiento no pudo ser mejor: tres pueblos de la provincia con solera taurina -Los Palacios, Camas y Écija- y tres tauromaquias con la magia del duende: Pepe Moral, Oliva Soto, Miguel Ángel Delgado (trajo 11 autobuses de Écija). Los tres primeros novillos de Peralta dieron juego y luego la tarde se puso cuesta arriba,

A Pepe Moral se le ve con mucho oficio y es de agradecer que el éxito de Madrid le haya valido, para placearlo y ponerlo en su sitio, pero los toros no le ayudaron aunque con el primero saco pases estimables (sonó la banda) y le recetó la estocada de la tarde. Oliva Soto toreó con duende al primero de su lote, con algunos cambios de manos bellísimos y corriendo la mano dulcemente: dio una vuelta al ruedo. Del segundo apenas recordamos nada. En cuanto a Miguel Ángel Delgado dio los mejores lances de la tarde, toreando a la verónica a su primero, y cuajó una faena muy completa, el toro era bravo y acometía el engaño, no importaba, aunque le tocara la muleta supo domeñar la embestida (esto de que el engaño sea enganchado y aún así el trazo del pase salga limpio es una incorporación a la tauromaquia del tomismo). A pesar de un primer pinchazo se pidió la oreja y había run-run de que en el segundo pudiera redondear la tarde, pero el segundo acto de la corrida se hizo muy cuesta arriba.

Los novillos, de Peralta, bien presentados y muy buenos los 3 primeros, mansos los 3 segundos, (segundas partes...).

Los novilleros, por fin, en novilleros, entraron en los quites (lo mejor de la tarde fue la capa) sin arrebatos a puertagoyaola o faroles, sino con un sentido clásico y medido de la lidia. En resumen: lo mejor de la temporada novilleril sevillana, con Antonio Nazaré y Agustín de Espartinas.

Miguel Ángel Delgado tendrá una buena temporada como novillero el 2008, a Pepe Moral le recomendamos ya alternativar y el día en el que Oliva Soto cuaje un toro se va a despertar hasta la estatua de Curro.

Mañana empieza la feria de San Miguel y presiento el triunfo –otra vez- de Julio Aparicio, la media verónica que vaya cerrando la temporada, la liebre que salta cuando más se la espera.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Nava de la Asunción (22 de Septiembre de 2007) - Tienes ya veinte años...



No, José María, al final uno se queda en Madrid, como en la canción del Sabina traidor (grandeza la de Serrat que defendía la integridad de acompañar a un amigo y boutade la de Sabina de declararse sólo josetomasista).

Porque ayer Joselito reapareció fugazmente, veinte años después, junto a El Fundi y El Bote, en un festival que celebraba el aniversario de la alternativa que les dio aquel primer genio de la Escuela de Madrid.


Y había que estar allí. En la Nava de la Asunción. En una magnífica tarde de amistad, conversación y toros.

Después de despejar la plaza con un seiscientos y las reinas de las fiestas, aparecieron los tres maestros dispuestos a hacernos disfrutar de una hermosa tarde de toros y nostalgia. Joselito y Bote desmonterados y El Fundi, con el sombrero calado, demostrando que ha oficiado en todo tipo de plazas.

Cuando entramos en faena, Joselito resumió en un par de toros lo mejor de su tauromaquia. En su primero, verónicas abrochadas con una media de cartel, galleo por chicuelinas templando y mandando, quite por delantales,... Con la muleta, toreo por bajo y trincherazos insuperables, derechazos, naturales, derechazos sin ayuda del estoque y unas manoletinas con gusto y sensaciones de antaño. Con la espada no pudo dar el ejemplo de otras veces y pinchó dos veces antes de dejar una estocada en todo lo alto.

En el cuarto (otra vez el cuarto) volvieron las fregolinas. Y con la muleta, aunque el trasteó fue de más a menos, dejó algunos derechazos de auténtico saber y plena profundidad. No está para volver, pero sigue manteniendo esa prestancia torera que le hace único. Él, casi en exclusiva, mantuvo el misterio del toreo en unos años especialmente oscuros. Y lo hizo por dignidad y convencimiento. Como ayer.

El Fundi se nota que aún está en activo. Y que, por tanto, mantiene los reflejos más despiertos. En el segundo hubo algunos detalles de interés como las banderillas de los pares primero y tercero y la técnica que demostró. En el quinto, el mejor toro de la tarde, tuvo pasajes de mucha intensidad aunque tenemos la sensación de que lo ahogó un poco.

Y, por último, El Bote. Que hizo un aténtico esfuerzo para torear. Se le nota que no está en forma y que la quietud, como la de Paula, es casi siempre por la imposibilidad de salir corriendo. Aún así dejó retazos de toreo profundo, con empaque y arte. En el sexto, la media en los lances de recibo fue sublime y consiguió también con la muleta momentos de intensidad.

Hoy, para desquitarme, me he recreado con unas gambas cocidas, unos mejillones al vapor y un salmonete de roca con ajitos mientras recordaba el saludo de san Gonzalo al Baratillo. Y luego, he degustado con placer "Un lugar en el mundo" mezclando los inciensos de la Esperanza de Triana y El Cristo de Burgos. Junto con pasajes de la de Victorino en Madrid (la corrida del siglo).

No estaremos en Barcelona, pero ¿seguro que no nos lo perdonan...?

Los toros del Puerto (4 de Septiembre)

Recuperamos la costumbre de buscar a los toreros a la salida del Hotel, donde el bar, por barnizado, pudiera parecer de los años 20, con su brandy, su anisete, su impoluto camarero de pajarita antigüa y modales de galgo corredor . Por el sol, por la penumbra, por el blanco de las calles y el calor de la hora, no sabríamos si iba a torear Joselito o Ponce. Además Lorenzo es muy viejo (quiero decir muy sabio) así que pudiera ser. Allí, en el vestíbulo del Hotel, vimos niños de pecho admirados del traje de torear de los banderilleros como el hijo de Héctor se admiraba y lloraba al ver a su padre ponerse la máscara de guerra en la Ilíada.

Enrique Ponce dio una lección de lidia al primer manso que calamocheaba y al que aguantó hasta desengañarlo y enseñarle a embestir, sacando pases muy bellos. En su segundo tuvimos al Ponce de los ayudados por bajo y los adornos, como complemento del que llaman toreo fundamental (yo no sé lo que es eso), el toreo que algunos llaman "perfilero" y que a mí me parece preciosista y el aporte esencial a la tauromaquia de temple a media altura que inventó Espartaco. Así y con un sentido de la profesionalidad intachable, triunfa todas las tardes. Ha matado más de 4.000 toros, creo que los animales ya han oído hablar de él y se lo rifan en el sorteo: "como te toque Enrique pórtate bien que lo mismo te indultan". Suerte maestro, en la paternidad en ciernes y en la convalecencia.

Conde hizo lo suyo: bronca en el segundo y detalles pintureros en el primero. Mejor le hubiera ido cambiando el orden en el sorteo. Lástima que se desconfíe tan pronto. Yo creo mucho en este torero, lo he visto en Madrid triunfar de novillero muy fuerte y cuando el toro transmite y tiene raza esos desmayos suyos, esos raptos, ese compás abierto al extremo de parecer ciertamente un compás, esos andares de puntilla aflamencados, arrancan quejíos del aire. Lamentablemente le puede el miedo y cuando lo hace, sabe a ridículo o se lo afean, por el toro mayormente y por la plaza (Marbella, etc.). Esta tarde tuvo algunos de esos detalles. Dio un pase de pecho a pies juntos, atornillado, de una cadencia preciosa. Todavía me acuerdo. Fue uno ¿para qué más? Es Conde.


Castella lucía el terno que yo llamo Napoleón y oro, por lo azul, como en los retratos de J.L. David. Este torero es un mariscal, por lo adusto, claro que también tiene ascendencia polaca, por lo que lo mismo es un húsar o un cosaco o un jinete de la caballería del ducado de Varsovia, desde luego es un militar en la plaza de estirpe antigua, con un sentido del honor inusitado y un valor "a prueba de bombas". En el primer toro estuvo y valió, porque el toro no valía, lo avisaba y se le despachó con la debida eficiencia. En su segundo, hizo lo suyo del pase cambiado, de frente por detrás, lo que algunos llaman "pedresinas" que impacta y angustia. En la Plaza del Puerto el toro al llegar a la muleta lleva recorridos 25 mts, con 500 kilos de carne y cuerno y a unos 40 Km por/hora, calculen la cantidad de movimiento que desarrolla el animal, y va y obedece todavía a Castella haciendo un "cambio de sentido" como para multar al animal. A partir de ahí el toro repitió bien y bien lo toreó Castella que tiene un estilo a veces anulado por el encimismo de mucho empaque y belleza estaturia, la estocada fue hasta la empuñaura y salió prendido con el toro ya en el suelo. Se desquitaba Castella de la mala suerte con al espada que, junto con la anemia, los apoderados y cierta soberbia que debe modelar (¡venid a ver como muere un mariscal de Francia!) para estar en la primerísima línea de batalla, lo han apartado hasta la próxima temporada donde necesita, para sí, una Puerta del Príncipe o de Mariscal.

Y así pasó la tarde del 4 de Agosto, ¡tan lejana ya!

Mañana -hoy- cierra la temporada JT en BCN ¿has conseguido billetes, Lorenzo?

domingo, 16 de septiembre de 2007

El Puerto de Santa María (4 de agosto de 2007)

Como cada año, en agosto, hay que acercarse por El Puerto a ver toros.

Lástima que este año uno no acudiera como parte de unos tranquilos días de sol, sardinas, coquinas y gambas. Aunque las excursiones desde Sevilla también tuvieron su encanto. Y poder ver toros con José María siempre es un placer. Vaya lo uno por lo otro.

En la primera de las tres tardes que fuimos, Ponce demostró una vez más su maestría, Castella su pundonor y toreo aguerrido y Conde no tuvo su tarde, aunque dejó algunos apuntes de su particular genialidad.

Poco más de un mes después, que es cuando escribo esto, Ponce ha tenido que cortar la temporada por una lesión de ligamentos y Castella por una ferropenia. Además, Manzanares tiene que curarse del dengue, Morante recapacita si volvernos a brindar su arte, a Liria le han hecho un tremendo destrozo un toro en Murcia,... No sé si como dicen algunos, la culpa de todo la tiene José Tomás, pero la temporada está teniendo su "guasa".

A lo que íbamos. En su primero, a un toro manso, difícil, que no humillaba ni seguía los engaños, Ponce le hizo una faena de mando y poder. A base de sitio y de una técnica impecable le fue haciendo embestir, consiguiendo al final pasajes bellísimos, sobre todo con la izquierda. En el quinto, un toro más a modo, Ponce hizo una de sus clásicas faenas, con esa estética tan personal y con un temple y una aparente facilidad apabullantes.

Conde toreó bien con la capa al segundo, lo dejó en el caballo con un recorte agitanado, pero la faena de muleta fue muy irregular, con algunas fases geniales y otras de menos confianza. Creo que a Conde hay que verle varias veces al año. Su particular forma de concebir el toreo te hace recrearte con algo mucho más artístico que trágico. Pero su escasa convicción y falta de técnica en ocasiones puede llegar a enervarte. Fue lo que pasó en el quinto, un toro más complicado con el que nunca se confió y tras cuya lidia (por decirlo de algún modo) fue despedido con una sonora bronca.

A Castella el tercero se lo llevó por delante con la capa por soltarla cuando la anganchó. Particular concepción esta del orgullo torero que consiste en no soltar los engaños, así te cueste la vida. Este toro fue luego un auténtico "regalito" con el que Sebatien demostró una gran madurez, un gran sitio y un toreo muy serio. Aunque era imposible hacer nada vistoso. Con el sexto fue otro cantar. Después de un excepcional tercio de banderilla de la cuadrilla que la plaza entera ovacionó en pie, Castella se fue al centro del ruedo, citó al toro y le dio dos pases cambiados de clamor (el segundo, de unas cercanías inverosímiles). A partir de ahí la faena fue tremendamente emocionante, con pases muy buenos, aunque las series no fueron limpias del todo. Acabó con unas manoletinas ceñidas y una estocada extraordinaria, tras la que el toro le dio aún un susto que pudo haber sido peor.

Tarde muy entretenida y reivindicación una vez más de los toros en El Puerto.

Al llegar a Sevilla ya de madrugada, seguía haciendo más de treinta grados. Y subiendo.

jueves, 6 de septiembre de 2007

Umbra, Cela y la dignidad de los toreros

Con la muerte de Umbral se va una forma única de hacer literatura. Su prosa tenía una riqueza especial y su capacidad para retratar y diseccionar personajes contemporáneos o pasados era prodigiosa.

En la separata de El Mundo del 29 de agosto se incluyen varias de sus columnas y algunos artículos que otros escritores y personajes públicos habían escrito sobre él hace ya tiempo con motivo de premios, homenajes y otras circunstancias.

Entre ellos, me ha llamado la atención el último párrafo de uno de CJ Cela del 22 de enero de 1993 en el que deja bien a las claras algunos principios esenciales para preservar la dignidad de los escritores y los toreros (sobre la comparación con otras actividades, nos ahorramos el comentario). Decía así el Nobel:

"...Dile a tus señoritos en ese periódico que no sé si he escrito lo bastante para complacerles en lo que me pedían: a cambio tampoco les cobro nada, y pienso que bien puede ir lo uno por lo otro. Y no les cobro, querido Paco, porque les parecieron altas mis tarifas y a mí no me gusta hablar de dinero: me parece una ordinariez. Yo creo que los escritores, al menos en esto, debemos ser como los toreros o las putas, que pueden torear festivales o joder de capricho, pero sin bajar los precios jamás."

Pues eso.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Madrid (29 de julio de 2007) - Final de novilleros

La final del concurso de novilladas de Las Ventas nos permitió ver a un novillero en novillero: Rubén Pinar. Hoy, con eso de que la mayoría de los toreros se hacen en Escuelas de Tauromaquia (nada que objetar) cuando se ponen delante de los toros lo hacen con seriedad, respeto, colocación,... Tratando de alcanzar el temple, el toreo bueno y la perfección. Pero a veces se echa de menos el ansia de triunfo, la variedad, la rabia, los impulsos,... Con sus años y su falta de experiencia no pueden torear como lo hacen maestros con más de dos mil toros a sus espaldas. Pero sí pueden poner novedad e ilusión.

Rubén Pinar lo hizo. Junto con retazos de buen toreo. Tiene estilo, cadencia y temple. Pero se le nota también frescor. Recibe bien y variado a los toros con la capa, entra en quites, pone muy bien banderillas y con la muleta mezcla el toreo puro, bajando la mano, abriendo el compás y dando pases de pecho infinitos con estatuarios o manoletinas. Eso sí, debe esmerarse con la espada y con el descabello (un aténtico suplicio lo que nos hizo pasar).

A Oliva Soto y a Juan Antonio Siro se les vieron detalles, pero sólo eso.

Oliva Soto destacó sobre todo en su primero, tanto en la réplica al quite de Pinar (con chicuelinas muy ceñidas y remate muy vistoso) como en una muy buena serie con la derecha, aunque luego la faena fue perdiendo intensidad. Al cuarto lo recibió bien a la verónica e intentó variedad con la muleta (cartucho de pescao, ayudados, manoletinas,...) pero el toro era complicado y a él se le notaba una cierta falta de oficio (perdonable sin duda en un novillero).

Juan Antonio Siro estuvo muy decidido (tremeda la voltereta que le pegó el tercero), pero con un toreo sin toda la intensidad deseable. En el último estuvo muy serio a pesar de las tremendas dificultades del novillo.

En definitiva, una final sin orejas, aunque con ratos de toreo bueno. Espero que podamos verlos pronto nuevamente (a los tres), que los novillos acompañen y que hayan ganado en experiencia con los paños y en acierto con los aceros.

En estos tiempos, ¿que hace a un chaval querer ser torero?