domingo, 28 de octubre de 2007

Clarín

El pasado domingo escuchamos atentamente el nuevo "Clarín" de Radio Nacional y a su flamante director: Adolfo Rodríguez.

No está mal. Es una suerte que cuente con una hora (curiosamente, el doble que ha tenido durante la temporada) y un acierto las diversas entrevistas. Resulta sospechoso, sin embargo, la insistencia en que el centro del programa lo va a constituir "el toro". ¿Vamos a volver a dividirnos entre toristas y toreristas? ¿Sólo se considerará a los toreros que maten los de Miura y Cebada Gago? Con el enorme respeto que tengo a El Fundi y la coincidencia en que ha hecho una buena temporada, ¿sólo van a destacarse por el nuevo presentador este tipo de torero o va a darse también información y se va a valorar como se merecen a las figuras? ¿Nada que decir de lo que han hecho este año El Juli, Ponce, José Tomás, Castella, Manzanares, Cayetano,...?

Se notaba un especial interés en que todo fuera novedoso, en que no quedara ni rastro de la época anterior. De Fernández Román nada se sabe. ¿Por qué le han "cesado"? Ya nos extrañó cuando en verano, un domingo, le sustituyó el ahora nuevo director. Las terribles invectivas cifradas que lanzó contra su predecesor sólo podían estar justificadas en una tremenda seguridad de que era él, y no el entonces titular del programa, quien contaba con el favor de los superiores. Precisamente por eso, muy feo el gesto.

El mundo del toro, incluso en lo informativo, es terriblemente cerrado. Imposible saber por qué se coloca a un torero y no a otro en una feria, por qué alguien entra en una sustitución, cómo se eligen las ganaderías, los criterios reales para conceder plazas de toros (no los de las baremaciones ajustadas para dárselas a quien se ha seleccionado previamente), los intereses cruzados entre toreros, apoderados, ganaderos, empresarios, periodistas, los dineros que se trajinan,...

Justo al contrario que lo que sucede en el mundo del deporte, donde uno sabe hasta las peores miserias de cada jugador.

Hasta que esto no cambie será difícil acercar de verdad a nuevos públicos a las plazas. Podrán ir un día (a ver a José Tomás, a echar una tarde en San Isidro o en la Feria de Sevilla, o como complemento a las vacaciones de verano en El Puerto o en Málaga). Pero no se harán aficionados. Porque no podrán seguir el invisible hilo que mueve la Fiesta. Porque nadie se lo explica.

jueves, 25 de octubre de 2007

Terminó La Gran Temporada

El cielo blanco de los humedales envía mechones de gris deshilachado a la Plaza vacía: disparos de humo y bruma, lentas nubes, aves migratorias que son, de pronto, lluvia. Lluvia que encharca los corrales viejos, lluvia que pudre la madera de los callejones, las despintadas tablas de los burladeros que la embestida del agua desarbola. ¿Dónde está el SOL? Aquí fue Troya, aquí Héctor y Aquiles sometieron al miedo y extendieron tapices de textura finísima para regocijo de las multitudes. Aquí, en este despedazado anfiteatro sobre la fábrica de cal y albero donde el verdín florece, la sangre floreció. El toro brutal de los minoicos es aquí, en la arena fangosa del otoño, algo más que una presencia inmanente: la cósmica certeza de otra primavera amenazante.

(Y con esta entrada hacen 100)



sábado, 20 de octubre de 2007

El Puerto de Santa María (12 de agosto de 2007) - La que faltaba

Faltaba reseñar la tarde de José Tomás en El Puerto. Tarde de expectación y tarde de buen toreo. Calor, mucho calor. Sobre todo para los que sólo van a los toros a la sombra, pero no les quedó más remedio que comprar entradas de sol, y aún así a precios desorbitados. Muchos, aficionados intermitentes a los toros de veraneo en Puerto Sherry y Sancti Petri. Otros, faranduleros, flamencos y bohemios de Barbate, Jerez y Zahara de los Atunes. La mayoría sólo para ver a José Tomás con la ferviente devoción de los conversos...

Lo más importante es que lo pasamos bien. Finitio no hizo nada en el cuarto, un toro que sacó algunas complicaciones y con el que el de Córdoba evitó cualquier riesgo macheteándolo con brevedad y fulminándolo de una bajonazo después de haberlo pinchado. En el primero, sin embargo, toreó muy bien, reposado y hondo, por bajo... Sólo con la derecha, eso sí, pero no por premeditación del espada, sino por la especial querencia del toro a embestir mejor por ese pitón. Lástima de espada, que le privó de algún trofeo, y del público en general, que estaba tratando de buscar al famoseo y no disfrutaron lo que merecía la ocasión.

José Tomás estuvo inmenso toda la tarde. Con momento de toreo mejor y otros en se jalearon hasta los enganchones. Pero más que los pases imperfectos, la gente apreciaba la rotundidad de la colocación, la quietud en el cite y la pureza en el embroque.

Al segundo de la tarde lo recibió a la verónica de forma magistral. Luego, hubo un momento de especial intensidad al ver la inmovilidad con la que ejecutó el quite con el capote a la espalda. El toro era bastante difícil, pero el de Galapagar estaba dispuesto a solemnizar la faena y lo hizo a base de colocación y aguante, finalizando con unas manoletinas excelsas y una media arriba. Le dieron una oreja. Hay quien dice que no la mereció, pero esa es una discusión que no me parece relevante. Es cierto que hubo enganchones, pero no se debieron en general a falta de técnica, sino al convencimiento del matador de que no había que rectificar la colocación pasara lo que pasara. Y con toro que se paran y no embisten por derecho quedándose quieto es imposible que no enganchen.

La faena al quinto tuvo aún mayor intensidad porque colaboró en mayor medida. Lo recibió bien de capa ganándole terreno y llevando poco a poco al toro al centro del ruedo (¡qué pocas veces hemos visto hacer eso este año...!). El quite por chicuelinas fue sencillamente sensacional; difícil darlas más ceñidas. Comenzó la faena de muleta con estatuarios en el centro del ruedo, toreando luego con la derecha de forma magistral, a base de toquecitos, temple y ligazón. También con la izquierda hubo series de toreo grandioso, templado, lento, de mano baja,... con uno natural de antología. Al final, variados pases de adorno cerca de tablas antes de entrar a matar. Faena vibrante, variada, profunda y estética que sólo estropeó al final con la espada.

El Cid también demostró su valentía, pundonor y buen concepto del toreo. Al tercero de la tarde lo recibió con buenas verónicas. Luego, la magnífica cuadrilla que lleva lo lidió de forma magistral y banderilleó de forma brillante. Con la muleta, el toro se colaba por la derecha y se dejaba algo más por el lado izquierdo. Por eso, fue al natural como mejor se expresó el de Salteras, en varias series de profundidad y cadencia, con algunos naturales inmensos. Por la derecha aguantó las coladas del toro, pero poco más pudo hacer. Faena muy valiente con un toro incierto, que cabeceaba y se colaba, y un matador poderoso y consciente. Después de un pinchazo y una entera recibió una oreja.

La faena al sexto fue algo menos lucida. Lo recibió bien con la capa e inició muy bien la faena la muleta, llevándose al toro al centro del ruedo desde el comienzo. Con la izquierda nuevamente demostró su buen concepto, pero sin acabar de romper. Poco a poco la faena fue perdiendo intensidad y aunque colocó una estocada hasta la bola a la primera, descabelló innumerables veces antes de acertar.

¡Qué buenos recuerdos de las tardes de agosto...! ¡Qué buen toreo hemos visto este año en El Puerto! ¡Cuánta gente ha ido por primera vez a los toros por ver a José Tomás! ¡Y cuántos han descubierto así la verdad de la fiesta y la cantidad de buenos toreros y diferentes conceptos de toreo que hay!

A mi, de momento, sólo me queda preguntar ¿cuándo es la siguiente?

Entretando comenzaremos en breve con las reflexiones sosegadas sobre la temporada.

domingo, 14 de octubre de 2007

Frágil memoria

Si no me equivoco (y algún número seguro que me baila) las cifras son estas: 51 festejos taurinos en 12+1 plazas (antes de final de año 14 si puedo ir a Vistalegre).

Madrid: 34
Sevilla: 1
Castellón: 2
Moralzarzal: 1
Trujillo: 1
Aranjuez: 1
Toledo: 1
Barcelona: 1
Algeciras: 2
Ávila: 1
El Puerto de Santa María: 3
Colmenar Viejo: 2
Nava de la Asunción: 1


Echo de menos Valencia, Cáceres y alguna tarde más en Sevilla. También Vistalegre, que debería tener una temporada alternativa de octubre a marzo.

Por aquello de la propiedad conmutativa, he visto con José María las mismas que él conmigo. Y a fe que ha sido una suerte. A ver si el próximo año pueden ser algunas más.

Pero esto no se acaba. Aún queda al menos una crónica pendiente, muchos recuerdos que glosar y un poco de sosiego que permite una reflexión más serena de esta Gran Temporada, que aún continúa...

¿Nos permitirá el cambio climático ver toros en plazas descubiertas todo el año? ¿Le habrán dado a Al Gore el Nobe de la Paz por eso?

PD: De parte de José María: "Si ahora es sábado santo en Sevilla, ¿torean mañana José Tomás y Morante?"

Y es que la Soledad de San Lorenzo está volviendo a su templo tras la salida extraordinaria a la Catedral para conmemorar el 450 aniversario de la fundación de la Cofradía. ¡Que lo disfrutes, hermano!

sábado, 13 de octubre de 2007

Estadística

Este año he hecho el Paseíllo en 43 ocasiones:

35 veces en Sevilla
3 en el Puerto de Santa María
3 en Écija
1 en Barcelona
1 en Espartinas

Me ha faltado Madrid, pero he compratido cartel con Lorenzo 5 tardes, que seguro que me supera en el escalafón. ¿Cuántas tardes has toreado?

6 Salvador Cortés 6

Ha terminado la temporada en Sevilla, como de costumbre, con un melancólico toque final de clarín en el último de los tercios del año, una luz de miel se posó en la Maestranza que, desganada, abrió la Puerta del Príncipe para que entrara el sol de poniente.

Hasta el año que viene, Señora. Las lluvias de otoño irán cubriendo tu cal deslumbrante de verdín y jaramago: en marzo te pintarán, como todos los años, para anunciar la Resurrección.

Salvador Cortés, que estuvo mal en Abril y en San Miguel, no ha llenado, ha habido menos de media plaza y de éstos, la mayoría eran amigos, un cartel así, fuera de abono habría de repensarse: se trata de un festejo en beneficio de la Cruz Roja, merece la pena llenar. Significativas eran las ausencias en sombra.

Ha salido por la Puerta del Príncipe, pero de las 4 orejas preceptivas en festejos de 6 toros, sólo las 2 del quinto han sido de ley, en las demás, como esto era hoy la Plaza de Mairena y de los turistas, se ha cumplido el reglamento, pero para esto los presidentes deberían hacerse mirar lo del quórum.

Los toros han sido los más terciados de la temporada, sólo uno superó los 500 Kg, y su pinta era la de novillos cómodos, que en general han dado muy buen juego y más que podrían haber dado porque salvo el cuarto, más reservado, todos embestían con nobleza y ninguno desarrolló peligro.

La variedad de Salvador Cortés estuvo sólo en los brindis, pues recorrió el ruedo: que si al público, que si al empresario, que si a ..., que si a la Duquesa de Alba. Fue en este, el de la Duquesa, donde salió el quinto bueno que se hacía esperar ¡qué importante es la motivación! Salvador Cortés se fue a puertagayola y allí lo sujetó muy bien con unos lances preciosos por verónicas y galleando luego por chicuelinas hasta dejar al toro, por dos veces, perfecto en la suerte. Se lidió muy bien un animal que se vio, de entrada excepcional. El propio Salvador Cortés lo banderilleó estupensamente y en el tercio de muerte lo fulminó de una soberbia estocada: todo esto hace la primera oreja, la segunda fue parte del toro que iba muy bien a la muleta, parte del torero sobre todo en el arranque en que despachó toda clase de cambiados y una buena tanda de derechazos, la faena tuvo continuidad, ligazón y timbre, pero le faltó chispa, aún así hubo algunos muletazos muy profundos.

Cortés consigue su objetivo, sigue vivo para la próxima temporada, pero... como cuando logró las cuatro orejas en Abril de 2006. Él, si no se engaña, sabe mejor que nadie la medida de sus posibilidades. Nos recuerda a Dávila Miura, que se cortó la coleta hoy hace justo un año. Toreros correctos, de escuela, con regularidad con el estoque. Toreros de factoría y un muy poquito más, por ser de por aquí y no de las Vistillas, cosas del aire de la tierra.

La banda generosa sonó en segundo y tercero, la oreja última fue un regalo por otra estocada para facilitar la salida principesca y la primera, tras pinchazo en una faena sin rematar sobre un toro igualmente vibrante.

Pero para matar 6 toros se precisa más variedad, en los toros, en la capa, en la lidia, en los detalles, lo mejor: lo rápido que los pasaportó. Una sola faena no redime este espectáculo: eso es potestad de Morante y del Cid con los victorinos (no nos referimos a Bilbao sino a sus 6 toros 6 del año pasado).

La faena de hoy tuvo que hacerla Cortés en Abril o San Miguel porque tuvo material para ello y el cartel de hoy, con él o sin él, tuvo que ser otro ¿no ven que se acaba la Gran Temporada?

Una pregunta de las de Lorenzo: ¿habrá Mesías el Domingo de Resurrección?

Otra pregunta: ¿llevó Cortés la bandera de España en la vuelta al ruedo de su quinto por hacer caso a Rajoy, por brindar a Cayetana o porque se ve en América de gira?

jueves, 11 de octubre de 2007

El Puerto de Santa María (5 de agosto de 2007) - Serio y profundo

Más de dos meses después, resulta imposible recordar el calor que pasamos en Sevilla ese fin de semana, lo que disfrutamos de los ocho o diez grados menos que hacía en El Puerto, la satisfacción del verano y la agradable tarde de toros que vivimos.

Comenzó la corrida con un detalle inoportuno: el aviso por megafonía de que en el festejo del día 12 las puertas de la plaza se abrirían dos horas antes. Casi todos los que estábamos allí sabíamos que el día 12 toreaba José Tomás (algunos, incluso, teníamos nuestra entrada), pero no hacía falta indicar a los que hacían el paseillo esa tarde que la expectación que ellos habían generado no era relevante, pero que una semana después había que tomar medidas extraordinarias para evitar problemas de orden público. La liturgia y el saber estar en los toros es predicable sobre todo para los que se visten de luces, pero no estaría de más que a los empresarios se les pegara algo.

Jesulín se despedía esa tarde de El Puerte y tuvo una actuación en su línea: muy técnica y templada, pero de poca hondura. Lo de Jesulín tiene mucho mérito a nivel humano y torero. Ha entendido muy bien a los toros, los ha conseguido torear de forma aseada, pero yo no le he visto casi nunca torear con profundidad. En esta ocasión, la faena a su primero estuvo basada en la mano derecha, sin llegar a cuajar ninguna serie de importancia artística y matándolo después de pinchazo, menos de media y ocho descabellos. Al cuarto lo recibió por verónicas y lo toreó con la muleta en una faena larga, de muchos pases, con técnica y ligazón, pero poco más. Mató al toro de un bajonazo y cortó una oreja.

El Juli demostró una vez más la magnífica temporada que lleva. Hoy ha cumplido su corrida de toros número miel. Hace un par de meses llevaría veinte o treinta menos. En todo caso, se le ha notado con un aplomo, una seriedad y una hondura impresionantes. A su primero lo recibió por verónica, con un par de ellas magníficas, lo llevó en una galleo garboso al caballo y quitó por chicuelinas ceñidas, rematadas con gaonera y revolera. En la muleta el toro ha desarrollado muchas complicaciones, dando tornillazos y tratándose de ir a tablas, pero El Juli ha hecho una faena muy seria y técnica a pesar de ser imposible el lucimiento y ha matado de una gran estocada.

En el quinto ha cortado dos orejas después de una faena magistral. El comienzo de la faena de muleta ha sido muy torero y ha llevado después al toro por ambas manos con un toreo profundo de pases eternos y ligados. Un toreo muy poderoso que ha acabado con un arrimón aguantándole todo al toro, pasándose los pitones rozando el cuerpo. Ha rematado de una magnífica estocada hasta la bola y la recompensa no ha tenido discusión alguna.

Manzanares ha demostrado, sobre todo en su primero, su inmejorable concepto del toreo. Después de un buen toreo de capa, con la muleta ha tenido un comienzo de faena con pases sueltos de muchísmo gusto, pero sin redondear las series. Más tarde ha ligado tandas con la derecha sublimes de hondura, ligazón y temple. En una de ellas, el cambio de mano ligado con el de pecho ha fulminado cualquier atisbo de crítica. La personalidad y el arte son algo así.

El sexto ha sido un toro muy complicado y peligroso al que ha macheteado y despachado de forma rápida.

Pero pensando de nuevo en la faena al tercero, y con lo que ahora sabemos, ¿cómo se puede torear así teniendo el dengue?

domingo, 7 de octubre de 2007

Madrid (7 de octubre de 2007) - Prefiero el torerismo

Si ser torista es que te gusten los toros que han salido hoy en Madrid que no cuenten conmigo. O que te gusten los que han salido en Las Ventas este año de Victorino (2 tardes), Adolfo Martín(2 también con la de hoy), Cebada Gago, Dolores Aguirre y compañeros mátires.

Algunos toros de hoy han tenido peligro porque se colaban, pero casta o nobleza tenían más bien justita. De bravura más de lo mismo. Y fuerza han tenido la imprescindible para caerse sólo dos o tres veces durante la lidia (si no llegan a ser de esta ganadería las protestas hubieran sido bastante estruendosas). Por no ver no hemos visto ni tercios de varas en condiciones.

El que suscribe prefiere toros más a modo para que los toreros templen, se gusten y toreen por bajo. Como Juan Bautista ayer, como Uceda Leal el domingo pasado, o como Morante, Juli, Ponce, Castella,... en las muchas buenas faenas que afortunadamente hemos visto este año en Madrid. Ninguna con un toro de esos afamados hierros...

Los toreros de hoy han demostrado una tremenda afición, muchas ganas y una irreductible valentía.

El Fundi con el primero, sin fuerza, sólo ha podido intentarlo con la izquierda y matarlo de una buena estocada. En el cuarto, un toro peligroso que se colaba por ambos pitones, ha conseguido hacerlo pasar en varias series que no han permanecido mucho tiempo en la memoria. Con la espada no ha estado fino, pero el toro tampoco se merecía un derroche de pundonor en la suerte suprema.

Rafaelillo que ha sido recibido con una gran ovación iniciada por el tendido siete ha demostrado su capacidad gladiadora en el segundo, que le ha volteado varias veces de forma muy fea aunque afortunadamente sin mayores consecuencias. El toro se ha colado, sobre todo por el pitón izquierdo, desde que lo ha recibido de capa. Aún así, ha tratado de torearlo de forma convencional exponiéndose a lo que le ha pasado y a mayores sucesos que afortunadamente no han ocurrido. Lo siento, pero apreciando el valor y reconociendo la necesidad de éste para ser figura del toreo, no creo que sea imprescindible ponerse en según qué sitios delante de según qué toros. Y para mí Rafaelillo ha traspasado hoy la línea de lo razonable. Por lo demás, se le ve especialmente hermanado con el siete, a quien agradece ostensiblemente sus aplausos y de quien recaba autorización para saludar e iniciar o no la vuelta al ruedo. Él verá.

Con el quinto, un toro aplaudido de salida por su presencia pero que acabó demostrando una notable falta de fuerza, consiguió algunos pases de cierta clase al natural. Por la derecha era imposible hacerle embestir y la faena quedó en una nueva constatación de la voluntad del murciano y la imposibilidad de que demostrara alguna otra virtud de su toreo ante el empecinado comportamiento de su oponente.

López Chaves, por su parte, sorteó dos toros menos peligrosos pero tremendamente insulsos. Algunos pases con la derecha en el tercero y un par de verónicas en el sexto son lo único reseñable de su actuación. Dio más pases en ambos, pero la transmisión era imposible.

Y digo yo, ¿son los que reclaman estos toros los que protestan por los que salen en las plazas de segunda? Como la variedad de encastes tenga que venir por ejemplares como estos vamos listos.

sábado, 6 de octubre de 2007

Madrid (6 de octubre de 2007) - Torero artista

Decíamos hace una semana que años atrás la Feria de Otoño rescataba del olvido a toreros artistas. Hoy ha vuelto a hacerlo. Juan Bautista se ha roto con el quinto de la tarde, toreándole de verdad con pases de mano baja, temple y gusto. Acompañando con la cintura el viaje y llevando al toro más allá de donde éste quería.

No es verdad (dicho sea con el debido respeto a los expertos) que el toro fuera excelente. El toro huía de los engaños y acabó en tablas porque el torero le pudo. De hecho, la faena no fue muy larga porque el toro no se crecía ni permitía más series ni de más muletazos.

En todo caso, el toro embestía con nobleza y humillando, y eso fue suficiente para que el francés reivindicara el pellizco que pueden sentir los nacidos mucho más al norte de la tierra de María Santísima.

Comenzó la faena de muleta citando de lejos, casi desde el centro del ruedo, y lo embarcó muy bien en varias series con la derecha, bajando cada vez más la mano y consiguiendo que el toro no se fuera a las tablas. Con la izquierda, hubo dos series excepcionales. Toreo hondo, lento y profundo.

Cuando el toro tuvo al fin una escapatoria se fue a las tablas del uno. Y allí, bernardinas ajustadas y otro recital de toreo con la izquierda.

Tras la estocada recibiendo, las dos orejas fueron el reconocimiento de un toreo distinto. De gusto y de pellizco. Más allá de la testosterona y los arrestos (necesarios también), la grandeza del toreo está en el arte. Y algunos están tocados de forma providencial: los Curros, Aparicio, Paula, Luguillano, Morante, Manzanares,... Y Juan Bautista. Con más oportunidades y un par de inviernos entre América (para la técnica) y Andalucía (para el cante jondo) puede congregar a una legión de seguidores que peregrinen para verle dibujar pases imborrables.

De su primero (el segundo de la tarde) nada que decir. Toro manso, que no pasaba y toreo insustancial. Digamos, a toro pasado, que se estaba reservando.

Abellán cortó una oreja en su primero. Un toro, este sí, de auténtico lujo. Aunque no peleó bien en el caballo, en la muleta se venía de lejos . Y Abellán, honesto, lo lució, citándole desde el centro del ruedo. Nunca le obligó y la tuvo que rectificar la colocación varias veces. Hubo pases de calidad con ambas manos (en especial algunos al natural) y, sobre todo, mucha transmisión: por la calidad del toro y por la distancia que siempre le dio el torero. Pero también quedó la sensación de que el toro merecía una faena más compacta y más ordenada. Algo más de claridad en las ideas. Lo mató de una estocada hasta la bola y recibió una oreja. En este toro, con el capote, vimos quites de Abellán y Bautista por chicuelinas, repetición que se antojaba un poco ridícula ¿no sabe nadie ya torear a la verónica? Y lo banderilleó magistralmente José Manuel Montoliú, que se desmonteró con la oportuna autorización del maestro tras una atronadora ovación.

También en el otro toro de Abellán se demonteró el banderillero (el Chano) después de dos pares de brillante ejecución. Pero fue lo único destacado de ese toro, complicado y brusco, con el que Abellán lo intentó, pero al que no pudo sacar nada medianamente aseado. Con el estoque tampoco estuvo muy fino. Pero mejor marrar en este que en el primero, que fue lo que le pasó a Perera.

Miguel Ángel, con el tercero, un toro con complicaciones, estuvo brillante. Demostró técnica e inteligencia. Su buen momento, en definitiva. Lo llevó muy tapado por la derecha, aguantándole mucho y toreando muy bien. Con la izquierda le saca series que parecen imposibles. Toreo templado y de aguante. Pero al final, la estocada muy trasera y en los bajos hizo que la petición fuera escasa. Aún así, tuvo que salir a saludar dos veces, después de que algunos le recriminaran su intención de dar la vuelta al ruedo.

En el sexto (remiendo de Martelilla con nobleza, pero poca casta y escasísima fuerza), después de un buen saludo a la verónica y un tercio de varas muy medido aunque muy bien ejecutado, Perera hizo una faena aseada pero sin transmisión. Series cortas, mucho aire entre tanda y tanda, temple en los pases y arrimón al final de la larga faena, que concluyó con bernardinas muy ceñidas en el centro del ruedo y una estocada hasta la bola ligeramente desprendida. Con esa estocada en su primero hubiera recibido la oreja. Pero a veces la suerte se tuerce. Y eso es lo que le pasó al extremeño.

En todo caso, entretenidísima tarde de toros en Las Ventas. Nada que ver, José María, con aquellas de los años noventa que apagaron tu afición. Comentábamos hoy unos amigos que lo que tiene mérito es haber resistido a aquellos años.

En fin, ¿qué les darán a los toros que ya no se caen?

viernes, 5 de octubre de 2007

30 de Septiembre CURRO DÍAZ o el TOREO PERFECTO

Los toros de Alcurrucén llegaron al final de la temporada astifinísimos y muy bien presentados, tan alta cuerna, salvo en el caso de Perera daba complicaciones a la hora de estoquear, o sea que la cosa en lo de matar se hizo muy larga ¡qué pena!

No vemos preparado a Salvador Cortés para matar 6 toros 6 el 12 de Octubre: debía calentar motores, lanzarse a matar como un cachorro, entrar a quites... no se ha recuperado del cornalón en la tripa y nos da pena -cosas de esta tan gran temporada- que se lo juego todo a Cara o Cruz (y no es por se gafe, pero o se está en estado de gracia o casi siempre es Cruz) en una sola tarde. Lo vimos cortar 4 orejas hace 2 ferias, tuvo la mala buena suerte que a veces se cruza en la vida, dos faenas regulares, con grandiosas estocadas y allí estaba la Puerta del Príncipe que ahora se va cerrando. Esta profesión es muy dura.

No nos interesa Perera: tauromaquia de ahogamiento, asfixiante o, según el día, escaso temple y derechazos sin ligazón, se arrima y corta las orejas del miedo, como un JT pero sin un ápice de belleza artística, o sea como Ojeda pero en más feo todavía. ¡Y triunfa!

Mejor: cuanto más larga la variedad, más largo el toreo.

Curro Díaz, lo vimos en Abril delante de alimañas, y fue lo suyo de valor extremo, el animal no dejaba más, abrió la Puerta Grande de Madrid y le valió de poco, pero lo poco suficiente para sustituir a Manzanares: Curro Díaz -33 años- HA ENTRADO EN SEVILLA.

Lástima que pinchara si no hablarían mucho más de él, el primero era un toro quieto -está condición de toros boyantes durante la lidia pero reservados en el último tercio fue común a toda la corrida- decimos que en el primero a cada pase dibujó un cartel, estático, como en flases, parecía que disparase el obturador y el toro a camára lenta hiciera lo poco suyo de una embestida desganada a la que el jienense enmarcaba en belleza, pero lo del segundo fue lo bueno.

No más de 15 pases perfectos, de una torería clásica y artística, verdaderos carteles de toros, el toreo de Ordóñez cruzado con el de Curro Romero, nos recordó a Curro Vázquez ¿será por Linares? Dio un trincherazo tan perfecto y armonioso, tan súbito y torero, que no se olvidará nunca. Le ha costado, pero ya está ahí: el mejor descubrimiento de la temporada, suma y sigue.

Mientras toreó, además, sonó Suspiros de España y se produjo un momento lento de mágica presencia en la que la plasticidad triple plaza, toreo, música alcanzó la perfección.

Es otoño en Sevilla.

San Miguel 29 de Septiembre ESTA NO ES LA MAESTRANZA

Salí de la Plaza desolado: desequilibrada en sus apreciaciones estéticas, vulgarmente triunfalista, irrespetuosa, parecía la grada del seis en Madrid... y basta.

Se lidiaron toros de Parladé que dieron juego variado y que exigían más de lo que se les dio.

Cortaron oreja, ese desperdicio, el Cid y Salvador Vega, pero lo peor es que la Plaza le cortó el retorno a Julio Aparicio, diestro nacido en Sevilla, de una manera tan poco acorde con el tan traído silencio sevillano que le damos la razón a Fernando Cepeda: aquí hay unos pocos que se callan porque saben y otros porque son "gilipollas". Estos "gilipollas" no han interiorizado el sentimiento de profundo respeto cuando un hombre se está jugando la vida y chillan y gritan lo que no hacen en su casa, gritan como en plaza de pueblo, como lo ven en la TV.

Si al tomismo lo acompaña una legión de iluminados, la idea de contraponer la enjuta figura del Cid, la mitológica composición de un "torero honrado", un jornalero de la lidia, es equivocada, pues siendo el Cid un torero con un conocimiento creciente de los toros y una capacidad contrastada para enfrentarse a alimañas briosas, carece -y no nos cansaremos de decirlo- de una tauromaquia propia, y los pases le salen -lo hemos dicho- atropellados, desmañados.

Torea muy bien al natural, corre muy bien la mano, etc. virtudes tan naturales que no hacen sino refrendar que en una época de carencias el Cid se ha forjado un puesto en el escalafón a base de trabajo, pero no de duende o genio, como dice un buen amigo mío "es el que menos me aburre".

Lo peor: arrastra una legión de seguidores tribales y orejeros, una turbamulta de indocumentados que quieren ver triunfar a su hombre del campo del Aljarafe, y así andaba la Plaza el otro día: pitando brutalmente a Julio Aparicio en el tercer descabello y aplaudiendo a su Cid, todo a favor, en el cuarto descabello del primero de su lote.

Porque ¿qué necesidad había de contraponer al Cid con un torero que ha vuelto -como Ramón Vázquez en el cuento de Quiñones de la Gran Temporada- pobre y sin furgoneta?

¿Querían poner a los desaparecidos Morante y Castella donde Aparicio estaba?

¿ A José Tomás?

Habrá mil Cides, pero sólo (¿2 o 3?) serán capaces de hacer esto

http://www.youtube.com/watch?v=MtEU-TVbHX0

y si el torero que hizo esto

http://www.youtube.com/watch?v=MtEU-TVbHX0

está en la Plaza, la Maestranza debe guardar un respeto o pitar si quiere al final de la faena, pero no como se hizo en el segundo toro mientras tenía los pitones en el cuello todavía.

Yo he visto muy bien a Aparicio en Écija este año y si es cierto que masacró a sus toros en varas no es menos cierto que los mejores muletazos de la tarde se los dio él, pocos, al primero.


Y luego la fiesta, la oreja de Salvador Vega (orejas al valor para un torero de arte fuera de cacho) y la oreja para el Cid ante un toro fastuoso que hacia el vuelo rasante sobre la muleta y al que el Cid no domeñó no templó, le pasa mucho: aparenta el temple, pero no lo logra, hay toros que lo descubren, hay vitorinos que por su embestida, parece que embarca y no. Eso sí: toreo muy bien de capa.

Al día siguiente, con menos Aljarafe en los tendidos, ya hubo más Maestranza.

Puede parecer duro: pero al templo se viene con el catecismo estudiado.

Y nunca olvidemos esto:

http://www.youtube.com/watch?v=MtEU-TVbHX0

y que uno hay, y de Camas, que masacró más y toreó mejor, y que nunca fue pitado -¿cómo iba serlo?- delante de la cara de un toro.

Nos salvó el duende de la banda que cantó gloriosamente un par precioso del Alcalareño, como nunca en banderillas.