domingo, 7 de octubre de 2007

Madrid (7 de octubre de 2007) - Prefiero el torerismo

Si ser torista es que te gusten los toros que han salido hoy en Madrid que no cuenten conmigo. O que te gusten los que han salido en Las Ventas este año de Victorino (2 tardes), Adolfo Martín(2 también con la de hoy), Cebada Gago, Dolores Aguirre y compañeros mátires.

Algunos toros de hoy han tenido peligro porque se colaban, pero casta o nobleza tenían más bien justita. De bravura más de lo mismo. Y fuerza han tenido la imprescindible para caerse sólo dos o tres veces durante la lidia (si no llegan a ser de esta ganadería las protestas hubieran sido bastante estruendosas). Por no ver no hemos visto ni tercios de varas en condiciones.

El que suscribe prefiere toros más a modo para que los toreros templen, se gusten y toreen por bajo. Como Juan Bautista ayer, como Uceda Leal el domingo pasado, o como Morante, Juli, Ponce, Castella,... en las muchas buenas faenas que afortunadamente hemos visto este año en Madrid. Ninguna con un toro de esos afamados hierros...

Los toreros de hoy han demostrado una tremenda afición, muchas ganas y una irreductible valentía.

El Fundi con el primero, sin fuerza, sólo ha podido intentarlo con la izquierda y matarlo de una buena estocada. En el cuarto, un toro peligroso que se colaba por ambos pitones, ha conseguido hacerlo pasar en varias series que no han permanecido mucho tiempo en la memoria. Con la espada no ha estado fino, pero el toro tampoco se merecía un derroche de pundonor en la suerte suprema.

Rafaelillo que ha sido recibido con una gran ovación iniciada por el tendido siete ha demostrado su capacidad gladiadora en el segundo, que le ha volteado varias veces de forma muy fea aunque afortunadamente sin mayores consecuencias. El toro se ha colado, sobre todo por el pitón izquierdo, desde que lo ha recibido de capa. Aún así, ha tratado de torearlo de forma convencional exponiéndose a lo que le ha pasado y a mayores sucesos que afortunadamente no han ocurrido. Lo siento, pero apreciando el valor y reconociendo la necesidad de éste para ser figura del toreo, no creo que sea imprescindible ponerse en según qué sitios delante de según qué toros. Y para mí Rafaelillo ha traspasado hoy la línea de lo razonable. Por lo demás, se le ve especialmente hermanado con el siete, a quien agradece ostensiblemente sus aplausos y de quien recaba autorización para saludar e iniciar o no la vuelta al ruedo. Él verá.

Con el quinto, un toro aplaudido de salida por su presencia pero que acabó demostrando una notable falta de fuerza, consiguió algunos pases de cierta clase al natural. Por la derecha era imposible hacerle embestir y la faena quedó en una nueva constatación de la voluntad del murciano y la imposibilidad de que demostrara alguna otra virtud de su toreo ante el empecinado comportamiento de su oponente.

López Chaves, por su parte, sorteó dos toros menos peligrosos pero tremendamente insulsos. Algunos pases con la derecha en el tercero y un par de verónicas en el sexto son lo único reseñable de su actuación. Dio más pases en ambos, pero la transmisión era imposible.

Y digo yo, ¿son los que reclaman estos toros los que protestan por los que salen en las plazas de segunda? Como la variedad de encastes tenga que venir por ejemplares como estos vamos listos.

No hay comentarios: