domingo, 23 de mayo de 2010

Bilbao (22 de mayo de 2010) - La casta no es esto

Me habían invitado a venir a Bilbao a los actos del centenario del Club Cocherito cuando se anunció José Tomás. Después de la tragedia de Aguascalientes me comentaron la posibilidad de dejarlo para otra ocasión, pero respondí que aunque inicialmente la convocatoria era para ver al de Galapagar, aquí estaría igualmente para conocer una plaza y una afición que siempre me han atraido. Y para honrar también, modestamente, viniendo en peregrinación, a este Club Taurino que demuestra en su quehacer por qué la de toros es, como dijo Federico, la fiesta más culta del mundo.

La plaza de Vistalegre es cómoda en sus asientos y en sus accesos. Y todo lo que concierne a la llegada a la plaza y a los prolegómenos de la corrida (una bebida, una almohadilla, etc.) está organizado con una meticulosidad que se agradece. Sólo una pega: la gente se mueve de sus asientos durante la lidia con total impunidad y molestando muchas veces a vecinos de tendido y al propio desarrollo de la lidia. Y una curiosidad: si visto por televisión impresiona, ver en directo ese ruedo de arena negra es realmente llamativo.

Por lo que respecta a la corrida del sábado, por desgracia, muy poco (bueno) que decir. Los toros de Palha no tuvieron casta ninguna y varios de ellos tenían una presentación escasa, no de pitones pero si de remate y cuajo. Ninguno rompió a bueno y varios tuvieron un comportamiento que, aunque peligroso, ni dejó estar a los toreros ni transmitió a los tendidos otra cosa que aburrimiento.

Con este material, Lupi, a caballo (toda una novedad lidiar un toro de esta ganadería para rejones), no estuvo del todo confiado. Quebró bien en alguno de los encuentros, pero otras veces le costó colocar al toro para hacer las suertes, clavó a la grupa,... Y, sobre todo, se eternizó con el rejón de muerte, teniendo que ser ayudado por el subalterno para colocar el toro en suerte.

Víctor Mendes (un gran gesto el suyo de anunciarse con la ganadería de su amigo Folque y otro del Club Cocherito por el aurresku que le dedicaron antes de hacer el paseíllo) lo intentó todo con un toro que no se movió y cuando lo hizo fue a arreones. Lo mejor, la disposición, el galleo para colocar el toro en suerte y esa forma de interpretar la suerte de banderillas (el primer par) que me condujo a los años de mis primeros recuerdos en lo taurino con Paquirri, Soro,...

Padilla pone garra aunque no la tengan los toros. Y eso hizo. Aunque toreo pausado y hondo no hubo. El toro no lo permitía y no sabemos hasta dónde Padilla lo interpreta (no coincidimos mucho en el circuito que hacemos él como matador y yo como aficionado). Hubo medios pases y un farol lucido. Poco más.

Rafaelillo hizo una faena sobre los pies a un Palha correoso y que sí transmitió su dosis de peligro. Nos queda la duda de si hubiera podido hacer algo más de haberse colocado al pitón contrario tratando de quedarse quieto después de cada pase. Difícil saber desde el tendido si era posible hacerlo.

Bolívar puso mucha intensidad en su faena y dio sitio al toro. Dos tandas con la derecho fue de lo mejor estéticamente de la tarde, junto con los naturales de Fandiño. Estocada impresionante.

Fandiño recibió bien de capa a su oponente y, con la muleta en la diestra poco pudo hacer más que acompañar lo que era paseo del toro y no embestida. El burel que quedó corto después de la segunda tanda y al poco se paró por ese lado. Fue entonces cuando se echó la muleta a la izquierda y sacó tres o cuatro naturales lentos, de uno en uno con bastante gusto. Una pena la sosería del toro, porque Iván estuvo realmente inspirado en esos pases. Mató mal.

Un detalle magnífico fue el programa editado para el Centenario que estaba colocado en cada asiento de la Plaza y que contenía reseñas muy interesantes de cada torero y ganadería de las que lidian estos dos días, de Bilbao y del Club Cocherito escritas cada una por un crítico, aficionado o profesional taurino diferente. Un detalle más que agradecer y que muestra cómo se pueden hacer las cosas de forma diferente a como acostumbran la mayoría de los taurinos. Si luego además los toros colaboran esto sabe a Gloria...

(Por cierto, tanto en el restaurante donde comí como en el de la cena había en la mesa contigua gente hablando de toros, varios de ellos foráneos. ¿Es o no importante la Fiesta en lo económico? ¿Ayuda o no al turismo en unos años en que lo tiene tan difícil?)

2 comentarios:

toros 2010 dijo...

Es cierto eso que dicen de que en Internet uno no lo encuentra todo, pero por lo menos este sí es un espacio en donde tratan de dar un sentido diferente sobre lo que siempre se dice de toros 2010, toreros y tauromaquia. No me fue tan fácil asimilar este tipo de tratamiento de los temas, pero sí valoro la capacidad del (de la) autor(a) por tratar de incluir todos los detalles que otros escritores tienden a dejar de lado…

José María JURADO dijo...

Y la silla de maravilla de Morante...