jueves, 29 de mayo de 2008

Madrid (28 de mayo de 2008) - Perspectivas

He de reconocer que era uno de los carteles que más me gustaban de la feria. Y, por eso, fue el que elegí para ir con el numeroso grupo con el que habitualmente acudo a la corrida de beneficencia, que como este año está en el abono del aniversario y se confunde con la confirmación de Cayetano ha puesto imposible conseguir las entradas.

Pero al final, la corrida resultó insulsa, sosa, boba,... Con sólo dos cosas positivas que reseñar: la primera, que acabó a las nueve menos cinco y la segunda, el extraordinario recibo con el capote de Curro Díaz al segundo de la tarde por verónicas, abrochadas por tres medias de la cual una fue sublime.

Los tres toreros saben torear bien y de forma nada monótona. Pero ayer no lo demostraron. Y es aquí donde surge la duda de la perspectiva.

Hay quienes opinan que si estos toreros no dan más de sí es por su colocación al hilo del pitón y sin cruzarse, por su falta de técnica o de tenacidad, porque tienen hecha una temporada ajustadita que no les obliga a entregarse de verdad, porque Madrid no les da nada y pude quitarles del medio por una cornada y porque, en definitiva, no tienen arrestros, ganas o ambición de ser unas verdaderas figuras del toreo.

Y otros que dicen que con esos toros no hay quien haga faena alguna. Que no es un problema de distancia, inclinación o cercanía, sino de casta, bravura y nobleza.

Tiendo a estar más cerca de esta última opinión, aunque no descarto que si alguno hubiera dado un pasito adelante, tal vez hubiéramos podido ver algo más. Pero me temo que poco, muy poco más.

No hay comentarios: