domingo, 18 de mayo de 2008

Madrid (18 de mayo de 2008) - Más dificultades

Otra tarde sin argumentos, con frío siempre, a ratos con lluvia. Dos toros devueltos (los dos primeros) por manifiesta falta de fuerza desde antes de enfrentarse con el caballo. Dos sobreros complicados (aunque el primero se dejó algo). Un torero que se va con el cariño del público, Pepín Liria, que lo intentó de todas las formas posibles, pero que no pudo sacar nada potable a sus dos enemigos. Otro que lucha por abrirse camino, Serranito, que también demostró un gran interés y que incluso sacó algún muletazo aislado bueno a su primero, pero que no pudo redondear ninguna de sus dos faenas a pesar de su insistencia. Y otro, Esplá, que parece que lleva en esto desde siempre (al menos desde que a mí me alcanza la memoria), que tiene algunos detalles de fotos en sepia, pero al que resulta muy complicado verle toreo en redondo, templado, cruzado, bajando la mano, pudiendo al toro,…

Otra tarde en la que uno comprende la dificultad de todo esto. Porque salvo que tenga una visión conspiratoria del mundo de los taurinos (hay quien la tiene y hay quienes dan razones para intuirla), el esfuerzo es titánico y las posibilidades de triunfo muy pocas.

¿O es que Samuel no hubiera preferido que sus toros se comportaran de otro modo? ¿O es que no hace la selección tratando de buscar a los bravos? Y si luego salen mansos y flojos, ¿cómo se le va a echar la culpa?

¿O es que Esplá no desearía dejar faenas como las de antaño? ¿Y es que acaso no se da cuenta de que le fallan las fuerzas o el espíritu? ¿O es que cree que aún puede dejar cosas que es bueno que vean los que vienen detrás? ¿Y no es posible que tenga parte de razón?

¿O es que Pepín Liria no hubiera deseado salir a hombros por la Puerta Grande como ha dejado dicho a los medios de comunicación? Pero ¿qué hacer si te salen unos toros con los que ni arrimándose ni jugándoselo todo hay posibilidad de triunfo?

¿O es que Serranito no pretendía dar un golpe y colarse en las ferias, en las sustituciones de San Isidro,…? Pero, ¿cómo lograrlo con oportunidad como esta?

¿O es que el público no se hubiera quedado en casa, sin pasar este frío, sin tener que soportar la lluvia intermitente, si hubiera sabido que era esto lo que les iba a deparar una supuesta tarde de toros?

Pero nada de esto es previsible, controlable, cambiable,… Nada hay que podamos hacer salvo seguir cada cual con nuestros quehaceres: D. Samuel con su selección, Esplá con sus detalles, Liria con su honradez, Serranito con sus ganas y el público con su insistencia. Porque que después de once tardes sólo recordemos la faena de el Cid al quinto del día 15 y sigamos yendo a pesar del frío y la lluvia tiene mérito, mucho mérito.

2 comentarios:

José María JURADO dijo...

Ánimo, Lorenzo, lo inefable llegará... ¡¡el viernes 23!!
¿En Francia o en Madrid?

José María JURADO dijo...

"¿O es que Esplá no desearía dejar faenas como las de antaño? ¿Y es que acaso no se da cuenta de que le fallan las fuerzas o el espíritu? ¿O es que cree que aún puede dejar cosas que es bueno que vean los que vienen detrás? ¿Y no es posible que tenga parte de razón?

"

Pues a esta hora, Lorenzo, ya sabemos que Esplá no volverá a Madrid: ¡adiós maestro!