martes, 26 de mayo de 2009

Madrid (26 de mayo de 2009) - Pidiendo sitio

Daniel Luque viene pidiendo sitio, haciéndose hueco en las ferias importantes a base de valor y buen toreo. De tesón y de una inmensa seriedad.

Su confirmación de alternativa como matador en Las Ventas estuvo eclipsada por la enorme tarde de toros que dio José Tomás en su vuelta a Madrid. Pero hoy ha demostrado que quiere ser alguien en esto y que tiene cualidades y arrestos para serlo.

A su primero, un toro que se arrancó de lejos engañosamente a la muleta pero que luego se quedó muy parado, le hizo una originalísima faena, improvisando sucesivos cambios de mano y alternando los pases por ambos pitones, siempre sin ayuda (la había arrojado a la arena como aquel diestro de La Guindalera hizo en la Goyesca), templando y sin moverse del sitio. No sé si impresionó más su quietud, su temple, o la frialdad para inventarse un toro donde no lo había. ¿Se imaginan ustedes a muchos chavales de 19 años, solos, triunfando en lo suyo frente a los críticos más exigentes? Pues hoy un torero joven ha demostrado que con 19 años se pueden hacer las cosas con seriedad y con ambición. Y si muchos chavales pensaran así en el toreo y en la sociedad la crisis se acababa en diez minutos.

El segundo ha sido un toro colaborador al que le ha hecho una faena llena de detalles: inmensos pases de pecho, grandes trincherillas, cambios de mano,... Ha habido buenas series con la mano derecha, aunque se ha echado de menos algo más de toreo "fundamental" (con perdón) que hubiera dotado de mayor contundencia a la faena. En todo caso, ha vuelto a demostrar una gran madurez, consistencia, gracia, hondura,... Toreo del bueno, frescura y capacidad de improvisación. Armas suficientes para enfrentarse con cualquiera y en cualquier plaza.

Sólo dos "peros" a Daniel: no le hemos visto prácticamente toreo de capote (a excepción de unas chicuelinas ceñidísimas al primer toro de Fandi, algunas enganchadas) y ha matado mal a sus dos toros (además de pinchazos, cuando ha enterrado la espada lo ha hecho con estocadas traseras y tendidas).

Y una ovación especial por saberse sobreponer al inmenso viento que, una tarde más, ha hecho en Las Ventas.

Uceda Leal ha estado algo ausente. En su primero, era difícil hacer nada lucido combinando el escaso recorrido del toro con el viento. En el cuarto de la tarde, sin embargo, el toro pasaba con nobleza, y aunque le ha sacado varias series con ambas manos, ha faltado contundencia, dar ese paso, tener ese gesto, que facilitara la transmisión a los tendidos. Además, y extrañamente, ha estado bastante mal con la espada (a este cuarto, le recetó una buena estocada, pero después de un pinchazo, y con el primero los pinchazos fueron variados).

Y Fandi ha estado serio en su estilo con capote, banderillas y muleta. Un estilo con el que es muy difícil triunfar aquí, salgo que el toro transmita por él y por el torero. Como no fue el caso, hubo palmas en momentos puntuales de su actuación, pero el asunto no acabó de calar. En su primero, un toro muy parado, no había manera de ponerse en ningún sitio por el tremendo vendabal que soplaba. Y en el quinto sí consiguió dar series más continuadas, pero por colocación y trazo su actuación no conectaba con el público.

No todo está perdido en el futuro de la Fiesta. Sólo un par de novilleros de los que han pasado este año por Las Ventas nos quedan en el recuerdo. Pero hay un torero, más joven que la mayoría de esos novilleros, que hoy ha demostrado que está aquí para quedarse. Y los aficionados intuimos que puede darnos grandes tardes de toros. La de hoy, ha sido bastante más que un aperitivo de lujo.

2 comentarios:

José María JURADO dijo...

Por lo visto en el video: merec´ia la Puerta Grande.

José María JURADO dijo...

Ese concepto tan puro no se lo conoc´ia.