viernes, 11 de abril de 2008

Y Suspensión Triple

Hay que ser muy ingenuo para no entender las razones para no suspender la corrida de ayer al mediodía, el taquillazo el mismo que el día de los Morante, Manzanares, Juli, el coste, mínimo.

Y la empresa mintió, porque los días anteriores suspendió en beneficio del aficionado pero ¿y ayer? Con un retraso previo de 30 minutos, un aguacero y un penoso espectáculo de los matadores plantados en el centro del ruedo contra la autoridad... un despropósito.

Se abusa de un cartel de jóvenes promesas y cuyos apoderados saben que, o tragan, o la Empresa Pagés -que cobrará el seguro de los días anteriores- no los pondrá otra vez.

Nada hay más feo que hablar de dinero, pero conviene hacerlo, conviene, porque no es justo que, dada la solidez histórica del abono más caro de España, se abuse de ese abonado presumiendo de unos carteles que al final paga la Televisión, nada más que la Televisión y sólo la Televisión.

Sogecable.

¿Y sin TV a quién le interesa aplazar?

¿Es que no existe el Sábado por la Mañana -ojo que el Domingo de Feria se dan caballos por la mañana-, es que no existe el Lunes de resaca, es que no existe el 30 de Mayo -San Fernando- fiesta en Sevilla y sin cartel de toros?

Algo deben hacer los maestrantes para enmendar la plana a la Empresa Pagés, que se sienta en la Plaza como en un trono de oro.

¿Por qué el día 15 de Agosto no se incluye en el abono?

¿Por qué la feria de San Miguel es sólo de Sábado y Domingo?

¿Por qué las novilladas benéficas de Septiembre no pueden ser corridas de toros?

¿Por qué no se pueden alternar los domingos de Abril, Mayo y Junio corridas de toros y novilladas?

El abono de Sevilla es fiel toda la temporada y se merece que la empresa, por respeto, reinvierta lo previsto en la Fiesta.

Otro año al Puerto y a Madrid.

Y lo del albero es impresentable, ayer dijeron que todo se resolvería, pero la tierra nueva a las 18:00 h sólo cubría la mitad de la Plaza, ¿es qué esa tierra no pudo estar el día antes ya puesta y con lona y drenajes?

En Madrid esto lo hacen mejor.

Está bien que la Plaza no tenga publicidad, pero es impresentable que no tenga megafonía y que la Policía Nacional tuviera que dar la vuelta al ruedo con un cartel-pizarra anunciando la suspensión. A veces entiende uno que esto de los toros siga en el Interior y no lo pasen a Cultura...

Y sobre todo, qué hubiera sido del toro desbarrando en la mitad mansa del albero, del banderillero resbalando contra las tablas, el ruedo estaba impresentable y asumir ese riesgo es de inconscientes -con temporal de viento por añadidura.-

Bravo por quien decidiera la suspensión, porque la integridad de los toreros corría peligro cierto -el albero sobremojado es arcilla de patinaje.

Y la culpa para todos la tiene el Cartel de Barceló, que a mí me sigue gustando, con ese toro canijo resbalando por el albero de acuarela mojado, eso que tiene el artista de Profeta.

No hay comentarios: