lunes, 20 de abril de 2009

El heredero del Fundi

Del Conde de la Maza para

Rafaelillo
Luis Vilches
Joselillo


Los toros del Conde han sido ásperos, duros, rabiosos, con sentido. Una corrida muy dura.

Luis Vilches ha podido cuajar una faena buena, pero ha marrado con la espada. Yo creo que, aunque ha llorado en la plaza de rabia, al final es para su bien, algún muletazo tuvo compás y gusto, pero no parece haber sido elegido por los dioses. Su toreo, aunque digno, es vulgar. Le tocó el mejor toro para el toreo que ha salido hasta ahora, toro fiero que exigía. Él estuvo a la altura del toro, pero no a la altura del arte. Como digo perdió una oreja por la espada. Si su toreo fuera más hondo daría igual la pérdida, pero ¡ay! se necesita en los despachos. Yo creo que se ha ganado repetir el 15 de Agosto.

Joselillo ha matado muy bien el primero suyo entrando de frente, rebotado y prendido, una estocada cumbre, pero nada más. Tuvo un sexto toro que peleó espectacularmente en varas -las cuadrillas estuvieron fatal cuasi abandonando al picador- y que tenía más tranco y son, y del que podría haberse esperado más.

Creo que Rafaelillo va a ser el nuevo Fundi, todos han estado valientes, pero él traslada una intensificación de ese valor por su fisonomía recortada. Al primero lo aguantó un mundo y lo fulminó con la espada. Esto es fundamental, a estos toracos a los que no se les puede hacer nada hay que matarlos, esta muerte fue además una lucha en igualdad, una cacería, porque el toro lo esperaba y se arrancaba al principio del embroque. En el sexto se fue a la puerta de chiqueros, cuando sonaba una estridente ambulancia por el Paseo de Colón que no presagiaba nada bueno, salió el toro, como una hora después de abrir el chiquero, que es lo que tiene este portón del mucho miedo grande. El toro se defendió y no pasó. Rafaelillo quedó inerme y un capote flotó en el aire, como una cortinilla entre toro y torero. También fue muy ovacionada la muerte de este toro y la afición lo ha reconocido con cariño. De la terna de -illos, éste es el que ha venido para quedarse, pero le espera un camino de rastrojos y miuras que da grima pensarlo. Mañana viene el Fundi. Que se lo pregunte a él.

Al vuelo: un sombrero de jipijapa que se deslizaba por el albero muy veloz y rasante parecía el espíritu de Juncal en la Maestranza. En la meseta de toriles se sienta un intento de Miles Davis.

2 comentarios:

L.C. dijo...

Mérito enorme sacar literatura de una corrida como esa.

José María JURADO dijo...

Es que no lo es, literatura