viernes, 29 de febrero de 2008

Vistalegre (29 de febrero de 2008) - Seguir a Morante

La plaza no se ha llenado. Pero los que no han venido se lo han perdido.

Hemos visto al mejor Morante. Asentado, técnico y con voluntad. Además de un pellizco cada vez más intenso, un arte más sublime.

No ha habido un triunfo rotundo, pero todo lo que el de La Puebla ha hecho esta tarde demuestra que merece la pena seguirlo. Que no es, ni de lejos, uno más. Que tiene una concepción del toreo única y unas muñeccas prodigiosas. Que es capaz de ralentizar el tiempo a la verónica, de arrastrar con parsimonia y belleza la muleta al natural, de rematar cada serie de forma inimitable.

En su primero ha toreado de forma primorosa a la verónica y con la muleta ha dejado una serie al natural bellísima. El cuarto ha sido más soso, insustancial, y el torero sólo ha podido dejar su torería como cartel. En el sexto hubo momentos hondos y una disposición absoluta, pero el toro dio poco de sí. Sólo retazos, pero únicos.

No había tenido suficiente y regaló el sobrero. El modo en que meció el capote ha sido indescriptible. y en una de las verónicas ha hipnotizado completamente al toro llevándolo embebido al ralentí. Lo lidió de forma magistral y puso banderillas de forma aseada en dos pares (y uno algo desajustado, que todo hay que decirlo). El toro se rajó pronto y por eso sólo pudimos ver un par de series con la derecha completas, pero en cada una de ellas el público se levantó aplaudiendo emocionado, con pasión y respeto. La espada cayó baja y sólo hubo una oreja a pesar de la petición casi unánime de la segunda. Pero eso es lo de menos.

Lo importante es que ha vuelto. Y que lo hace renovado, suelto, intenso, variado, sabroso y decidido. Hay que seguirlo siempre que se pueda.

Lo del Pana mejor valorarlo sólo como un apunte extravagante y prescindible. Tuvo un toro de triunfo grande y otros dos con los que era posible un toreo ajustado y hondo que ni siquiera intentó. El problema no es que toree despegado o que la variedad se limite a composiciones para dejar pasar al toro sin obligarle y sin estética. La cuestión es que nos quedamos con la sensación de que desplegó a placer su toreo y no nos dijo nada bueno.

(Mañana y el domingo tres corridas en Olivenza. Ya contaremos el lunes cómo ha ido)

4 comentarios:

José María JURADO dijo...

¿Parece que muy bien por Olivenponcia?

José María JURADO dijo...

¡¡Y por Olivenmanzanaria!!

José María JURADO dijo...

¡¡¡Y por Olivenjulia y Pereolivenza!!!

José María JURADO dijo...

¡¡¡Cumbre Ponce!!!