miércoles, 1 de septiembre de 2010

San Sebastián de los Reyes (29 de agosto de 2010) - Muy interesante

Gran tarde de toros la que vivimos el domingo en San Sebastián de los Reyes. Juli, Castella y Manzanares dieron lo mejor de su toreo en un festejo triunfal, de gran toreo por parte de los tres espadas y con una corrida terciada de Victoriano del Río, pero más que aceptable para una plaza de tercera.

Juli recibió muy bien a su primero con el capote y quitó vistoso y profundo. El toro derribó al picador, pero más por la impericia de caballo y caballero que por una fortaleza desmesurada. En la muleta, las series con la derecha fueron de hondura y limpieza. El toro iba muy bien por ese pitón y algo pero por el izquierdo, por donde protestaba algo más, a pesar de lo cual Julián lo intentó y sacó pases más que estimables. La faena concluyó con circulares invertidos ligados en cadena, faroles, cambios de mano,... Toreo vistoso en un trasteo con gran contenido y coherencia. Pinchó primero y luego recetó una gran estocada.

Con el cuarto se dio un auténtico festín. Con el capote quitó primosoramente por chicuelinas abrochadas con una gran media. Luego, en la muleta, el toro embistió cpn clase aunque no perimitía series largas. El Juli toreó muy bien con ambas manos. Toreo ligado y gustándose, con cadencia, con aguante, con hondura. Gran estocada y dos orejas de ley.

Castella fue golpeado en el recibo de capote a su primero. Quitó bien por chicuelinas templadas y ceñidas. Con la muleta intentó alargar los muletazos, dando al todo más sitio y toreándole mucho más puro de lo que en general le hemos visto esta temporada. No abusó de la cercanía a los pitones, salvo en el final de la faena. Castella en su mejor versión. Estocada algo caida y oreja con fuerte petición de la segunda.

Al quinto lo recibió con templadas verónicas rodilla en tierra y le instrumentó un quite por gaoneras y otros lances ceñidos con el capote a la espalda. En la faena de muleta recibió una tremda voltereta. Antes había toreado lento y con gusto; después del susto aún más. Gran toreo por ambas manos. El toro humilla mucho y él le lleva largo y templado aprovechando la embestida. Estocada algo caida y dos orejas.

Manzanares tuvo probablemente el lote menos aprovechable, pero demostró una vez más su inmensa estética y hondura toreando. Al tercero lo recibió bien con el capote y con la muleta le corrigió los defectos llevándole siempre muy tapado, con temple, gusto y empaque. Por la izquierda el toro se deja menos, pero Manzanares insistir y consigue sacarle series de interés. Un natural y uno de pecho fueron auténticamente de cartel. Mató de una estocada perfecta recibiendo (no le habíamos visto nunca hacerlo así) y recibió dos merecidas orejas de premio a su labor.

En el último, un toro complicado, hizo una faena de muchísimo mérito con algunos pasajes de gran intensidad estética, pero donde, sobre todo, vimos a un Manzanares poderoso sin que ello quitara un ápice de profundidad a su toreo. Gran estocada y una oreja.

Una tarde, en fin, de buen toreo. Con toros apropiado para una plaza de tercera y con tres toreros que dieron lo mejor de su tauromaquia, que no escatimaron en entrega y en variedad con capote y muleta y que mataron muy bien. Toreo de lujo. Que no necesita para serlo que se haga ni en Madrid ni en Bilbao. Que basta con este otro toro, que cuando embiste y transmite, y los toreros se entregan, también pueden brindar grandes momentos.

1 comentario:

José María JURADO dijo...

¿Sanse es de tercera? Desde luego es mucho mejor que una de segunda que yo me sé...

...y que alguna de primera.