sábado, 7 de marzo de 2009

Olivenza - Primeras impresiones

Ya habrá tiempo para el análisis más sosegado. Entretanto, algunas reflexiones de urgencia.

- Los carteles rematados siguen llenado las plazas. Ya veremos qué pasa con los mediocres.

- Morante quiere seguir imponiendo un toreo distinto, una personalidad única. Más allá de las medallas. Hoy, en su primero, ha toreado con gracia y hondura tanto con el capote como con la muleta. Pero el público ha estado algo frío y el Presidente insensible. Lo grande vino con el cuarto, un peligroso toro que miraba y tiraba cornadas al pecho con el que estuvo decidido, intentándole sacar partido,... hasta que se vio que era imposible. Está empeñado en justificar el esfuerzo de quienes le siguen tarde tras tarde.

- El Juli quiere evitar a toda costa quedarse como un convidado de piedra en la lucha sin cuartel que se libra arriba. Su primero se ha lastimado después del caballo y no ha habido manera de sacar nada. Pero en el quinto ha dado un auténtico recital de toreo con técnica y arte, mucho arte, en una faena propia de un torero en sazón. El Juli no es la novedad de Perera, la liturgia de JT, el pellizco imprevisible de Morante, la veteranía y probable reducción de tardes de Ponce,... Pero es un maestro de los pies a la cabeza, un torero a carta cabal al que hay que tratar de ver todo lo posible. Tal vez no arrastre partidarios de unas plazas a otras, pero, en gran medida, es el que permite que se sustentes (y se hayan sustentado) tantas ferias...

- Perera se ha recuperado y ha vuelto para ponerse en el mismo sitio. Para encoger la cintura cada vez que el toro pasa por allí, para que no le arrolle. Pero ha vuelto, además, más reposado y hondo. Para él no hay plaza pequeña; y menos si es de Extremadura. Hoy ha instrumentado una faena grande con pasajes de auténtica emoción al tercero. Y en el sexto, un toro soso, soso, soso,... Ha puesto todo de su parte, haciendo una faena perfecta, aun que sin la más mínima colaboración del toro. Nos va a dar, al menos, tantas grandes tardes como el pasado año. Y no son pocas.

No hay comentarios: