domingo, 6 de enero de 2008

Vistalegre (5 de enero de 2008) - Optimismo

Ha sido el año que antes he comenzado la temporada taurina. Una fortuna que existan plazas de toros cubiertas y que, además de a otros usos, también se dediquen al que les resulta propio.

Mañana de víspera de Reyes Magos, entrada gratuita y plaza cubierta en algo menos de la mitad de su aforo.

No es un festejo al uso sino una clase práctica, lo cual comporta algunas diferencias en la liturgia de la lidia que un amable locutor se encarga de explicar después del paseillo. Como también anuncia antes de que salga cada becerro el nombre del novillero y de quienes pondrán las banderillas. Gran acierto.

José Luis Bote dirige la lidia y hay matadores presentes en el público: el Juli, cuya fundación patrocina el evento (enhorabuena y gracias, maestro); Julio Aparicio, miembro del jurado; Palomo Linares; Javier Vázquez;...

Hubo mucho interesante en el festejo a pesar de la bisoñez de los participantes.

Jiménez Fortes, de la Escuela de Málaga, instrumentó algunas verónicas templadas para recibir al primero de la mañana. Luego, "Gómez de Pilar", el siguiente lidiador, recetó unas chicuelinas vistosas, pero sin obligar al novillo. Los pares de banderilla primero y tercero magníficamente ejecutados, lástima no recordar el nombre del joven rehiletero. Con la muleta, además de la natural inexperiencia, se notó un cierto nerviosismo, tal vez porque el novillo se había colado un par de veces con el capote. Sin embargo, en la muleta no paró de embestir y lo hizo con claridad. El malagueño toreó de forma muy correcta en una faena larga, aunque algo despegado y sin obligar nunca al toro. Se notó también algo de la inexperiencia con el estoque, lo que le privó de un reconocimiento mayor.

"Gómez de Pilar" vio cómo devolvía a su primer novillo (mucho más cuajado que el anterior) por su invalidez. El sobrero no tenía tampoco excesiva fuerza, pero se notó sobre todo en la faena de muleta. El propio novillero fue quin banderilleó de forma vistosa, metiendo al público en la faena. Se notan influencias de el "Fandi" en el estilo, más atlético que profundo, pero quizá esto sea lo que deba esperarse de un novillero. ¡Ya tendrá tiempo de ir cogiendo reposo y hondura con los palos! Como el novillo andaba escaso de fuerzas, de forma inteligente lo templó a media altura, demostrando una cabeza serena y un notable buen gusto. Algunos naturales fueron realmente buenos. Mató de una casi entera algo baja y paseó la primera oreja de la mañana.

"Tomasito", de la escuela de Arles, brindó su faena al embajador de Francia en España. ¡Todo un detalle que estuviera en un festejo "menor"! (¿Cuántos políticos españoles habría por allí...?) La faena del novillero tuvo un especial mérito porque su oponente manseó de forma ostensible y era imposible sacarlo de la tablas. Tras insistir mucho, comenzó la faena de muleta con un pase cambiado (al estilo francés de Castella). Trató de repetirlo, pero el toro ya no iba por mucho que se acercara y lo citara de todos los modos posibles. Por eso, tuvo que perseguirlo junto a las tablas, plantarle cara y robarle pases uno a uno en una faena de muchísimo valor y que evidencia sus ganas y su inteligencia torera. Algunos de los naturales tuvieron un trazo excepcional y con la derecha logró algunos redondos profundos, bajando mucho la mano, ligándolos con cambios de mano tremendamente toreros. Se pegó un auténtico arrimón y consiguió más de lo que hubieran logrado compañeros con años de experiencia. Con la espada tuvo que intentarlo varias veces.

Tulio Salguero, de la Escuela de Badajoz (provincia en auge torero: Talavante, Perera, Ferrera,...) logró también momentos de importancia. Lanceó bien de recibo, aunque se le veía algo rígido y con dudas, lo que le costó que el novillo le arrollara al no marcarle claramente el viaje. Inició muy bien la faena de muleta, llevándose al novillo al centro del ruedo con pases templados. La primera parte de su faena la hizo toda con la mano izquiera, mezclándose pases meritorios con otros más vulgares. Con la derecha templó bien al toro y lo llevó muy largo, pero sin rematar bien los pases y las series, por lo que nuevamente fue arrollado (lo cual es razonable en su nivel de experiencia y sin duda le ayudará a aprender). Acabó con unas manoletinas invertidas y mató de media estocada y varios descabellos. El novillo fue premiado con la vuelta al ruedo y el novillero recibió una oreja.

Pablo Belando, de la Escuela de Murcia, recibió muy bien de capa a su novillo, al que toreó también muy bien en su turno el último novillero, Daniel Sotillo. Banderilleó muy bien a este novillo el mismo que lo hizo al primero de la tarde. Se nota que Belando es un torero muy resuelto, con soltura en el ruedo. Hizo una faena para el público, aunque tal vez no tanto para los aficionados. Estuvo inteligente, con técnica, sabiendo hacer pasar al toro, pero con falta de temple y de hondura. Su decisión y entrega le permitieron cortar también una oreja.

Daniel Sotillo, de la Escuela de Écija, demostró muy buenas maneras con la muleta. Antes, no había podido hacer mucho con el capote; sí lanceó bien, sin embargo, Jiménez Fortes. Sotillo toreó con la mano muy baja y templado. Algunos pases tuvieron mucho gusto, sobre todo con la mano derecha. Finalizó con unas manoletinas, cobró una estocada entera y cortó también una oreja.

Mucho mérito tienen todos ellos. Son las primeras veces que pueden matar un novillo y lo hacen en una plaza de relevancia, con bastante público y jugándose seguir adelante en un certamen que les puede abrir algunas puertas en este difícil mundo.

Finalmente, parece que de las tres clases prácticas preparatorias (18 novilleros), ésta ha sido la que más juego ha dado para el jurado. Tenían que elegir seis chavales para pasar a las semifinales y cuatro de ellos (Gómez del Pilar, Tomasito, Salguero y Sotillo) torearon esta mañana. Que tengan todos mucha suerte y en Febrero veremos qué dan de sí las semifinales y la final.

No hay comentarios: