lunes, 17 de noviembre de 2008

La hora de los premiados

Hace algunos meses planteamos la necesidad de que la tauromaquia tuviera unos premios anuales que agradecieran lo mucho que toreros, ganaderos, subalternos y aficionados en general nos habían hecho disfrutar en la temporada.

Desde la escasa perspectiva que da haber asistido sólo a 49 festejos en 10 plazas, pero desde la afición desmedida y el seguimiento general de la temporada a través de diferentes medios de comunicación, propongo mi relación de premiados. Sujeta al comentario y la confrontación con mi admirado compañero de collera. Y con el público en general.

Mejor matador: Miguel Ángel Perera

Mejor novillero: Rubén Pinar

Mejor rejoneador: Diego Ventura

Mejor picador: El Legionario (en el año de su retirada)

Mejor banderillero: Adrián Gómez (con toda nuestra admiración)

Mejor cuadrilla: La de “El Cid”

Mejor faena del año: La de José Tomás al 5º de la tarde del 5 de Junio de 2008 (Madrid)

Mejor toro del año: Idílico, de Núñez del Cuvillo, indultado por José Tomás el 21 de septiembre en Barcelona.

Mejor ganadería: Núñez del Cuvillo

Mejor feria: La de el Aniversario (Madrid)

Mejor tarde de toros: Compartida: 6 de abril en la Maestranza (por una tarde completa que compensa muchas suspensiones); 5 de junio en Las Ventas (por el reencuentro); 9 de agosto en El Puerto de Santa María (por el toreo); 10 de agosto de 2008 en El Puerto de Santa María (por la expectación y la magia) y 3 de octubre en Las Ventas (por la Verdad).

Mejor actividad de difusión de la Fiesta: Las portadas de los diarios nacionales el día 6 de junio de 2008.

Mejor obra gráfica taurina (cartel, cuadro, escultura, fotografía,...): La de Pablo Pámpano (aún inédita)

Mejor obra escrita taurina: “La filosofía de las corridas de toros”, de Francis Wolf, publicada por Ediciones Bellaterra.

Mejor empresario: Desierto.

Mejor apoderado: ex aequo Salvador Boix (José Tomás) y Fernando Cepeda (Miguel Ángel Perera).

Premio de honor: Enrique Ponce.


Y, además, el cuerpo nos pide dar una mención especial a Morante de la Puebla. Porque siendo el paradigma de la heterodoxia no puede tener cabida en ninguna clasificación. Pero nos ha bailado el alma desde su reaparición hasta la tarde de Zaragoza toda la temporada.

Y otra a El Juli, por su entrega y por la impagable labor que está realizando su Fundación.

No hay comentarios: