sábado, 29 de diciembre de 2012

Proposiciones taurinas (VIII)


La lidia (y perdón a mis amigos franceses) no es un combate. La lidia es un conjunto de técnicas y una liturgia para convertir la embestida de un toro bravo en emoción y belleza. Si debido a la especial agresividad de un toro hay que enfrentarse a él y doblegarle con una lidia sobre las piernas, con pases de castigo, con recursos antiguos, el aficionado debe reconocerlo y valorarlo. Pero eso debe ser una contingencia posible, como la necesidad de lidiar a un toro manso, o reparado de la vista,… Nunca la finalidad o el objetivo primero en una corrida de toros.

No hay comentarios: