lunes, 12 de septiembre de 2011

Ratón

Como contrapunto al glamour rondeño, este artículo de Andrés Trapiello sobre las capeas.

Quizá resulte polémico.

2 comentarios:

Lorenzo C. dijo...

José María, el artículo está magníficamente escrito (tampoco vamos a descubrir a estas alturas a Trapiello...). La cuestión es que el debate sobre los festejos populares (o debería ser) distinto del de la Tauromaquia.

El pasado domingo hubo un interesante debate en el Carrusel Taurino de Andalucía Radio (Canal Sur) y eran varios los que no veían con buenos ojos estos festejos.

Cuando uno habla con aficionados levantinos, sin embargo, insisten en que estamos en el mismo barco y que la diferencia es que eso es el modo "popular", previo si se quiere, de la lidia (o del "combate", como dicen los franceses).

Particularmente tengo mis dudas, no obstante, que todo sea tauromaquia (o, cuando menos, Tauromaquia). Pero también que, lo sea o no, haya justificación para prohibirlo.

José María JURADO dijo...

Yo soy contrario a las capeas, pero los viejos del lugar dicen que eso sería el principio del fin.

Por eso de que el toreo no es sino una estilización del combate atávico.

Y puede ser.